FACUA demanda a Roche y GSK que liberen las patentes de Tamiflu y Relenza para garantizar su producción masiva y a bajo precio ante una posible pandemia de gripe aviar

La Federación espera que las farmacéuticas pongan las vidas de millones de personas por encima de sus intereses económicos y permitan que sus antigripales se conviertan en genéricos.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) demanda a los laboratorios Roche Holding AG y GlaxoSmithKline (GSK) que liberen las patentes de sus antigripales Tamiflu y Relenza para garantizar su producción masiva y a bajo precio ante la posible pandemia de una variante del virus de la gripe aviar en seres humanos de la que ha alertado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que podría acabar con la vida de millones de personas. Ello ocurriría si el virus de la gripe del pollo cambia y adquiere la propiedad de transmitirse fácilmente de los animales al ser humano y, posteriormente, entre las personas.

A falta aún de una vacuna y pese a que no pueden considerarse los fármacos definitivos para el tratamiento de la variante humana de la gripe aviar, Tamiflu y Relenza son actualmente los antivirales recomendados por la OMS y numerosos gobiernos están haciendo acopio de ellos, fundamentalmente del primero. Así, España ha comprado a Roche dos millones de dosis de Tamiflu, de las que 140.000 llegaran este trimestre y el resto durante el primer semestre de 2006. De su importe, 14 millones de euros, el Ministerio de Sanidad y Consumo pondrá 1 millón y las comunidades autónomas los 13 restantes.

FACUA advierte que la incapacidad de ambos laboratorios de responder a la demanda mundial y el inasumible coste que pueden suponer los medicamentos para muchos países del Tercer Mundo hace necesario que la farmacéutica suiza Roche y la británica GSK pongan las vidas de millones de personas por encima de sus intereses económicos y liberen las patentes. Así, tanto el oseltamivir (Tamiflu) como el zanamivir (Relenza) se convertirían en genéricos y cualquier laboratorio o Gobierno podría fabricarlos.

Resistencia al Tamiflu

Además, la Federación muestra su preocupación ante el hecho de que, según pusieron de manifiesto expertos en la materia el pasado 30 de septiembre en Hong Kong, la cepa H5N1 del virus de la gripe aviar que apareció en el norte de Vietnam en humanos está mostrando resistencia al Tamiflu. Asimismo, en Japón está creciendo una resistencia viral general al mismo medicamento, que al igual que Relenza se receta para combatir la gripe común.

Asimismo, dichos expertos señalaron la necesidad de que este tipo de fármacos sean administrados por la vía intravenosa en lugar de la oral, ya que su efecto es mucho más rápido y ello es fundamental en pacientes seriamente enfermos. Al inyectarse por la vía intravenosa, alcanzan la máxima concentración en sangre en solo treinta minutos, frente a las tres o cuatro horas que tardan los que se toman oralmente. Además, no se corre el riesgo de algunas cantidades no sean absorbidas o acaben destruidas por ácidos del estómago en pacientes con problemas estomacales o de acidez.

Inhibidores de la neuraminidasa

Tras constatarse que el virus influenza (cuyas cepas A son las causantes de la gripe aviar) se había hecho resistente a la amantadina y la rimantadina, los antivirales que se habían utilizado durante años, la OMS está aconsejando el tratamiento con oseltamivir (Tamiflu) y zanamivir (Relenza), cuya eficacia reside en que son inhibidores de la enzima neuraminidasa (la N a la que se refiere el nombre H5N1 del virus), la cual permite la diseminación de los virus gripales de una célula a otra.

Ya somos 198.486