FACUA alerta del uso de una peligrosa toxina en tatuajes temporales de henna negra

La Federación espera la inmediata movilización de los inspectores de las comunidades autónomas una vez que la Agencia Española de Medicamentos ha ordenado la retirada del mercado de una henna negra sin etiquetar fabricada en EE.UU. y distribuida en España por una empresa malagueña.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) alerta de la existencia en el mercado de tatuajes temporales de henna mezclada con una peligrosa toxina denominada para-fenilenodiamina (también conocida como p-phenylenediamine, para-fenilendiamina o pPD), que penetra en la sangre a través de la piel y puede provocar reacciones como dermatitis alérgicas, ampollas, úlceras y cicatrices, habiéndose también asociado a casos de rinitis, asma, angioedemas e insuficiencias renales.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Consumo ha informado a FACUA que el pasado 17 de septiembre ordenó la retirada del mercado de todos los lotes de una henna negra sin etiquetar distribuida en bolsas de 6 gramos, fabricada en EE.UU. por la empresa Black Henna Kits y comercializada en España por la firma malagueña Aguijón Azul Distribuciones. En esta resolución, emitida a raíz de una denuncia de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía tras detectarse cerca de una treintena de afectados en Guadix (Granada), la Agencia indica que "ha recibido recientemente información procedente del Comité de Expertos del Consejo de Europa, sobre varias reacciones adversas producidas por el uso de este tipo de productos, en algún país de la Unión Europea. Las reacciones detectadas fueron 'eccema de contacto de efecto retardado, debidas a la presencia de para-fenilendiamina (pPD)".

La Federación espera la inmediata movilización de los inspectores de Salud y Consumo de las comunidades autónomas para localizar éste y otros productos que puedan contener pPD, una sustancia prohibida en cosméticos que se aplican sobre la piel según establece el Real Decreto 1.599/1997, de 17 de octubre (modificado por los reales decretos 2.131/2004, de 29 de octubre, y 209/2005, de 25 de febrero). Asimismo, el Código Alimentario Español, aprobado por el Decreto 2484/1967, de 21 de septiembre, prohíbe la parafenilenodiamina libre en "los productos usados para la tinción doméstica de vestidos y otros artículos confeccionados" (artículo 5.38.41).

Sólo henna negra mezclada con pPD

FACUA quiere aclarar que el peligro no reside en todos los tatuajes temporales a base de henna, sino en aquéllos en las que ésta se mezcla con pPD a fin de lograr un tinte negro y acortar el tiempo que precisa para impregnar la piel así como aumentar su intensidad y duración, una práctica denostada por numerosos tatuadores profesionales debido a su peligrosidad.

La para-fenilenodiamina es un potente sensibilizante (como el veneno de las abejas o la hiedra venenosa), por lo que además de los efectos señalados, puede llegar a causar sensibilidad a productos relacionados como tintes para el cabello, tinta para máquinas de impresión, bloqueadores solares, cosméticos, artículos fotográficos e incluso la ropa negra, provocando brotes de comezón y ronchas. Y aumenta el riesgo de contaminación orgánica de los tatuajes que se realizan en la zona lumbar si en el futuro fuera necesario realizar punciones lumbares, como en la aplicación de la anestesia epidural.

El pPD es un colorante perteneciente al grupo químico azoico, muy utilizado para el revelado fotográfico y como tinte capilar e industrial, pero que no debe entrar en contacto directo con la piel. De ahí que al aplicar tintes al cabello sea necesario el uso de guantes y que no entren en contacto con el cuero cabelludo. Es el responsable de la mayoría de dermatitis alérgicas de contacto por tintes de peluquería.

La henna en polvo se mezcla con agua o con otras sustancias (limón, azúcar, té verde, aceite de eucalipto, café...) para teñir la piel, las uñas o el cabello. El problema es que para obtener la conocida como henna negra, hay quienes utilizan la citada toxina.

Henna, alheña en castellano, es el nombre árabe del arbusto Lawsonia Inermis, que crece en zonas húmedas del norte de África y el sur de Asia y de cuyas hojas secas y pulverizadas se extrae un tinte rojizo. Muy popular desde hace miles de años en los países islámicos, en los países occidentales es utilizada principalmente como colorante de pelo, está presente en algunos champúes y acondicionadores de pelo y como pigmento de tatuaje.

Ya somos 190.580