EEUU denuncia al ex presidente de Volkswagen por el escándalo del dieselgate

El Departamento de Justicia estadounidense acusa a Martin Winterkorn de conspirar junto a otros ejecutivos para evitar el control de emisiones y violar la legislación medioambiental.

EEUU denuncia al ex presidente de Volkswagen por el escándalo del dieselgate
El ex presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, en una imagen de archivo. | Imagen: Europa Press

El Departamento de Justicia de EEUU ha denunciado a Martin Winterkorn, presidente del Consejo de Administración de Volkswagen entre 2007 y 2015, por el fraude en las emisiones de motores diésel, el conocido como dieselgate. Le acusa junto a otros cinco ejecutivos de la compañía de conspirar para engañar a los reguladores medioambientales e incumplir la normativa en esta materia, la Clean Air Act.

Según la información que se ha conocido de la denuncia, Winterkorn y el resto de directivos conocían que sus coches no cumplían con las normas medioambientales. En la documentación aportada por la Fiscalía aparece que un empleado de Volkswagen explicó a Winterkorn el sistema por el cual se podían manipular los datos de las emisiones y las consecuencias si esto era conocido por las autoridades de EEUU. De acuerdo a la investigación, se llegó incluso a plantear un plan para engañar a la agencia de medio ambiente y fue Winterkorn quien dio su aprobación para poner en marcha el fraude.

La Fiscalía General de Estados Unidos ha considerado estas acusaciones como "muy serias" y ha señalado que esta investigación demuestra que la trama llegó a los cargos más altos de la empresa automovilística. A finales de 2017, otro ejecutivo de Volkswagen, Oliver Schmidt, ya fue condenado a siete años de prisión por su implicación en el fraude de las emisiones.

El escándalo del dieselgate estalló en 2015, siendo Winterkorn presidente de la compañía, cuando se descubrió que Volkswagen había manipulado los datos de emisiones de óxidos de nitrógeno para que no se descubriera que eran muy superiores a los que permitía la ley. La compañía había instalado ilegalmente un software en todos sus vehículos que engañaba a los controles de dichas emisiones. El escándalo afectó a once millones de vehículos en todo el mundo. En Estados Unidos, la justicia ya impuso a Volkswagen una sanción de 4.300 millones de euros por el fraude.

Ya somos 223.982