FACUA considera incongruente e insolidaria la reforma fiscal propuesta por el Gobierno

La Federación denuncia que no puede presentarse la subida de impuestos indirectos para sufragar el gasto sanitario paralelamente a una bajada del IRPF para las rentas más altas.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera incongruente, además de insolidaria, la nueva reforma fiscal del Gobierno ya que, mientras que por un lado presenta la subida de impuestos indirectos para sufragar el gasto sanitario en las comunidades autónomas, por otro propone la bajada de impuestos directos como el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para los ciudadanos de mayor poder adquisitivo.

De este modo, la nueva Ley del IRPF, que el Gobierno remitirá al Parlamento antes de fin de año, reducirá el tipo máximo del impuesto, que afecta a los ciudadanos con las rentas más elevadas, desde el 45% actual hasta el 42% ó 43% y mantendrá el tipo mínimo, que beneficia a todos los contribuyentes, tanto a los de las rentas altas como los de las bajas, al15%. Para compensar a los contribuyentes con menos ingresos, el Gobierno prevé cambiar las actuales deducciones familiares, estableciendo una cantidad fija por hijo.

FACUA aplaudiría la bajada de los impuestos directos si los fondos económicos del Gobierno pudieran responder a esta situación sin necesidad de subir los impuestos indirectos.

La Federación recuerda que las bajadas en el IRPF que se han producido años atrás han beneficiado fundamentalmente a los ciudadanos de rentas más altas y la disminución de ingresos para las arcas del Estado han sido suplidas con subidas en los impuestos indirectos, para especial perjuicio de los consumidores con menor capacidad económica.

Asimismo, el nuevo IRPF mantiene la deducción general por viviendas en el 15%, aunque propone suprimir los porcentajes incrementados del 20% y el 25%, que se aplican en el caso de que la adquisición de la vivienda se financie con una hipoteca, punto al que la Federación se opone por considerar que perjudica a los consumidores con las rentas más pequeñas.

Otra de las claves que FACUA rechaza es la subida del 15% al 18% en la tributación de las plusvalías prevista en la reforma fiscal puesto que dos ciudadanos con niveles adquisitivos diferentes tendrían que tributar la misma cantidad, lo que repercutiría aumentando la desigualdad entre ambos.

Ya somos 198.109