FACUA denuncia en un informe la utilización ilícita del derecho de admisión en los locales de la 'movida juvenil'

La Federación denuncia las actitudes discriminatorias de numerosos empresarios, que prohíben la entrada si la apariencia del usuario no concuerda con determinados criterios estéticos.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) ha elaborado un informe, que publica en el último número de su revista, Consumerismo, en el que denuncia la existencia de multitud de locales establecidos en las zonas de la movida que prohíben el acceso a los jóvenes cuya apariencia no concuerda con el criterio estético marcado por la empresa.

Criterio que generalmente consiste en no llevar botas, zapatillas de deporte o camisetas, aunque también hay casos en los que se prohíbe la entrada a los varones con el pelo largo o pendientes o se les exige a éstos el pago de una entrada que no se les cobra a las jovenes; los precios de las entradas se establecen arbitrariamente en determinados locales, y no se exhiben en las listas de precios que obligatoriamente deben tener a la vista del usuario.

La Federación denuncia la ilegalidad de estás prácticas y advierte que con ellas se contribuye a incrementar el abuso en el consumo de bebidas alcohólicas, ya que los miles de jóvenes que cada fin de semana ven coartado su derecho a entrar en estos locales acaban recurriendo a las botellonas como única forma de diversión.

FACUA advierte que las condiciones de admisión no pueden ser nunca contrarias a los derechos reconocidos en la Constitución, que reconoce la imposibilidad de discriminar al ciudadano por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

La Federación entiende que los únicos condicionantes justificables para limitar la admisión son los que afecten a la seguridad de los usuarios de los locales de forma evidente e inmediata, tales el exceso de aforo, el estado de embriaguez, síntomas de consumo de estupefacientes, portar armas o manifiestar una actitud violenta, así como tener una edad inferior a la permitida para consumir bebidas alcohólicas.

Tanto el Real Decreto 2.816/82 como la Ley andaluza de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas permiten, en cierto modo, condicionar el derecho de admisión siempre que los requisitos consten en carteles colocados en lugares de acceso al públicos. Sin embargo, FACUA entiende que esto no puede implicar que los reponsables de un establecimiento no tengan ninguna limitación a la hora de establecer los requisitos que condicionen el derecho admisión.

La Federación también apoya sus argumentos en un informe del Instituto Nacional del Consumo del Ministerio de Sanidad y Consumo, que advierte que "las condiciones que pueden fijar las empresas han de estar justificadas en razones objetivas: higiene, evitar daños y molestias a las personas o bienes y similares". Asimismo, FACUA cita una reciente sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de La Coruña, emitida el 10 de diciembre de 1999, que entiende que el derecho de admisión no puede implicar una carta blanca para establecer los requisitos condicionantes de tal derecho.

Lamentablemente, critica la Federación, la Ley andaluza de Espectáculos y Actividades Recreativas obvia especificar los límites al derecho de admisión, pese a que FACUA, durante el trámite de audiencia de la norma, advirtió en el Parlamento de Andalucía de su conveniencia, con el fin de evitar la interpretación interesada de la Ley que hacen los responsables de numerosos establecimientos de la movida juvenil.

Aclaración que sí se incluye en la Ley 17/97 de la Comunidad Autónoma de Madrid, que dispone que el derecho de admisión "no podrá utilizarse para restringir el derecho de acceso de manera arbitraria o discriminatoria, ni situar al usuarios en condiciones de inferioridad, indefensión o agravio comparativo. El derecho de admisión deberá tener por finalidad impedir el acceso de personas que se comporten de manera violenta, que puedan producir nolestias al público o usuarios o puedan alterar el normal desarrollo del espectáculo o actividad".

Ya somos 191.150