FACUA considera injusta, insolidaria e inoportuna la propuesta de aplicar impuestos indirectos a los hidrocarburos y la electricidad para financiar la Sanidad

La Federación considera que el Gobierno debe dotar con más fondos para la financiación de la Sanidad a las comunidades autónomas que estén desarrollando más medidas para fomentar el ahorro.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera injusta, insolidaria e inoportuna la propuesta del Gobierno de aplicar impuestos indirectos sobre los hidrocarburos y la electricidad para destinarlos a la financiación de la Sanidad en las comunidades autónomas, la cual será analizada en la próxima Conferencia de Presidentes.

FACUA señala que la Sanidad Pública debe ser financiada mediante impuestos directos, de forma que paguen más quienes tengan mayor nivel adquisitivo, siendo el instrumento ideal el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La Federación recuerda que las bajadas en el IRPF que se han producido años atrás han beneficiado fundamentalmente a los ciudadanos de rentas más altas y la disminución de ingresos para las arcas del Estado han sido suplidas con subidas en los impuestos indirectos, para especial perjuicio de los consumidores con menor capacidad económica.

Gravar productos y servicios totalmente ajenos a la salud con impuestos indirectos resulta a todas luces injusto e insolidario, advierte la Federación, ya que los usuarios tendrán que asumir más gastos en función de sus necesidades de consumo energético y de la comunidad autónoma donde residan.

La Federación considera que el Gobierno debe dotar con más fondos para la financiación de la Sanidad a las comunidades autónomas que estén desarrollando más medidas para fomentar el ahorro.

La propuesta de subir hasta dos puntos el impuesto que grava la electricidad y duplicar el de la venta minorista de hidrocarburos no puede, en opinión de FACUA, ser más inoportuna. En el primer caso, porque se produce justo en pleno debate sobre el futuro de la tarifa eléctrica. La Federación considera que la propuesta del Gobierno puede introducir elementos de confusión entre los usuarios ante la conveniencia o no de futuras subidas en la tarifa eléctrica y abrir las puertas a un segundo paso, que cada comunidad autónoma pueda aplicar una tarifa distinta en función de la mayor o menor calidad del suministro que exija, una medida que está siendo debatida actualmente y rechazada de plano por FACUA.

En cuanto al impuesto sobre los hidrocarburos, da la sensación de que el Gobierno no percibiese que los precios de las gasolinas están en máximos históricos y que no es de recibo castigar a los usuarios con una nueva subida.

Ya somos 191.150