Banca

Sociedad y crisis económica

Al igual que en otros países europeos, la crisis del 2008 ha condicionado una serie de valores democráticos, sociales y económicos que en el caso de España se pusieron en marcha a partir de 1978.

Por Francisco Acosta Orge

La crisis económica de 2008, al igual que en un buen número de países europeos, ha condicionado y puesto en entredicho una serie de valores democráticos, sociales y económicos que en el caso de España se pusieron en marcha a partir del año 1978, tras la aprobación de la Constitución y la elección de gobiernos democráticos de alto apoyo electoral. Elecciones que se visualizaron en la acción de gobierno del PSOE, cerca de catorce años consecutivos, y del Partido Popular en lo que se ha venido en llamar el bipartidismo, siguiendo parecida trayectoria a lo que sucedió desde el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945 en un buen número de naciones democráticas europeas. Se produjo así para los ciudadanos de estos países los beneficios del llamado estado del bienestar, propiciado fundamentalmente por las prácticas de gobierno de la social democracia europea y su aceptación por parte de los partidos de centro derecha en la alternancia electoral al frente de los ejecutivos y en el mantenimiento de las conquistas conseguidas por la ciudadanía.

En España este proceso se inicia, con muchas dificultades, tras la caída de la dictadura franquista, partiendo de unas condiciones económicas y sociales para una gran parte de la sociedad que podemos señalar de subdesarrollo, que propició que en casi todos los aspectos fuésemos por detrás de la mayoría de los países europeos democráticos y desarrollados en materia de bienestar social y económico.

Para acceder a los contenidos de este n�mero de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aqu� para darte de alta o iniciar sesi�n.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 50.988