La gran mayoría de yogures están extremadamente azucarados, según un estudio realizado en Reino Unido

El análisis ha contado con casi 900 yogures y similares. También muestra que los productos con imagen de saludables para el cuerpo humano tienen su lado oscuro.

La gran mayoría de yogures están extremadamente azucarados, según un estudio realizado en Reino Unido

Un estudio realizado por un grupo de investigadoras en nutrición en Reino Unido desvela que la gran mayoría de yogures llevan un aporte muy importante de azúcar, de manera que un yogur tiene la cantidad equivalente de un refresco azucarado.

Según recoge El País, el análisis se ha elaborado en base a la información nutricional de 898 yogures y similares (petit-suisse, yogures líquidos, los de soja, orgánicos y otros postres lácteos divididos en categorías). Menos del 10% son considerados bajos en azúcares. También indica que los productos con imagen de saludables tienen su lado oscuro.

En el año 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una serie de consejos sobre la ingesta de azúcar de niños y adultos por su vínculo con enfermedades y el sobrepeso. Una de las recomendaciones de este organismo internacional se basa en que el porcentaje de energía procedente de azúcares libres (principalmente añadidos o no presentes naturalmente en el producto) fuese menor al 10% del total de calorías tomadas.

Con la ingesta de un petit-suisse y un yogur, un niño de cuatro años ya ha tomado más azúcar de la recomendada, sin contar lo que le queda durante el día por comer. El estudio concluye que apenas los yogures naturales y los griegos cumplían con la recomendación mínima de la OMS y con la del Sistema de Salud Británico (NHS, por su siglas en inglés) de 5 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto. Únicamente dos de los 100 yogures destinados al consumidor infantil eran bajos en azúcar.

En cuanto a los postres lácteos, con una mediana de casi 20 gramos de azúcar por cada 100 gramos, el estudio ha determinado que son los más azucarados. En segundo lugar, aparecen empatados los yogures de sabores y los etiorgánicos o ecológicos. En tercer lugar, seguidos muy de cerca, los que llevan trozos de fruta, todos en torno a los 13 gramos por cada 100 gramos. Los productos a base de soja y similares, aunque estaban dentro del umbral máximo, ninguno era bajo en azúcares, según los resultados del estudio, publicado en la revista médica BMJ Open.

Lo más significativo en el estudio es lo referente a los yogures y quesos frescos orientados al consumidor infantil: de los 101 productos de esta categoría tan sensible, solo 2 tenían menos de 5 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto. La mediana es de 10,9 gramos. En comparación, la clásica botella de un refresco de cola convencional tiene 10,6 gramos de azúcar por 100 mililitros. Desde abril de 2018, las autoridades sanitarias británicas han impuesto una tasa progresiva a las bebidas azucaradas.

En Reino Unido, las recomendaciones del NHS son que los niños de entre siete y diez años no tomen más de 24 gramos de azúcares añadidos, 19 gramos para los que tiene entre cuatro y seis años y cero azúcares añadidos para los menores de esa edad.

Ya somos 227.174