Las líneas maestras del 'Libro Blanco' del sector eléctrico son contrarias a los intereses de los usuarios domésticos

FACUA considera una auténtica barbaridad que se apunte a la conveniencia de eliminar la tarifa regulada o convertirla en una tarifa refugio nada atractiva, destinada a los usuarios que no quieran contratar las ofrecidas en el mercado liberalizado, provocando en ella subidas considerables para obligarles a acudir al mercado libre.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera que las líneas maestras del Libro Blanco sobre la reforma del marco regulatorio de la generación eléctrica en España son contrarias a los intereses de los usuarios domésticos.

El documento, de carácter consultivo y no vinculante, ha sido elaborado por encargo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio por un grupo de trabajo dirigido por el ingeniero industrial y doctor en Ingeniería Eléctrica José Ignacio Pérez Arriaga, profesor de esta materia en el Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid.

El Ministerio ha anunciado que solicitará a la Comisión Nacional de Energía (CNE) una evaluación y valoraciones del contenido del Libro Blanco para tenerlas en cuenta, "junto con las de todos los agentes del sistema, en el debate sobre el futuro modelo del mercado español de generación eléctrica".

FACUA, que espera que en dicho debate participen las asociaciones de consumidores representativas, advierte que el documento tiene bastantes claroscuros y plantea la puesta en marcha de medidas que posiblemente sean muy beneficiosas para las empresas del sector y sus accionistas, ya que sin duda contribuirán a que obtengan mayores beneficios, pero desde luego no favorecen los intereses de los consumidores domésticos. Aunque no se muestra crítica con la totalidad de las medidas propuestas en el informe, la Federación advierte que las fundamentales no son positivas para los usuarios, sino todo lo contrario.

Aunque el Libro Blanco encargado por el Gobierno debía analizar únicamente el mercado de generación, el documento final se ha extralimitado ya que valora todo el sector. Aunque FACUA comprende la gran dificultad de hacer una valoración de la generación eléctrica sin ver el resto del sector, considera que el documento debe analizarse exclusivamente en los aspectos relacionados con dicha actividad.

Fracaso del modelo de liberalización

En el Libro Blanco hay un reconocimiento de que el proceso de liberalización en los términos en que se ha realizado ha supuesto un fracaso, coincidiendo con las advertencias que FACUA lanzó en su momento, e indica que representaba un engaño asociar, como se hizo, los términos liberalización y competencia con bajada de tarifas.

La Federación recuerda que el mensaje que se trasladó a los consumidores fue que la liberalización traería bajadas tarifarias y mejor calidad del servicio. Pero en realidad, la calidad ha disminuido y, con respecto a las tarifas, todas las tendencias indican que van a experimentar subidas en los próximos tiempos que pueden ser significativas. Está claro, señala FACUA, que este modelo de liberalización no se corresponde con lo que demandan los consumidores.

Tarifa regulada

Desde FACUA se considera una auténtica barbaridad que en el Libro Blanco se apunte a la conveniencia de eliminar la tarifa regulada o convertirla en una tarifa refugio nada atractiva, destinada a los usuarios que no quieran contratar las ofrecidas en el mercado liberalizado, provocando en ella subidas considerables para obligarles a acudir al mercado libre.

En este sentido, la Federación cree mucho más adecuado abrir un debate entre todos los agentes implicados sobre cuál debe ser la tarifa regulada.

Generación y Operador del Mercado

FACUA coincide con el Libro Blanco en que el mercado de generación es aparentemente competitivo, aunque en la práctica esta competencia brilla por su ausencia porque Endesa e Iberdrola controlan prácticamente dicho mercado, ideas que la Federación ya expresó en su día.

Sin embargo, a estas ideas expresadas en el documento hay que añadir que el de generación es un mercado poco transparente. Y las medidas propuestas por el trabajo dirigido por Pérez Arriaga, aunque sí pueden acabar con la hegemonía de las grandes compañías, tampoco van a posibilitar que se garantice una mayor transparencia en el mercado.

Transporte y Operador del Sistema

En los aspectos relacionados con la actividad de transporte, FACUA considera positiva la medida que adoptó en su momento el Gobierno actual de reducir la participación de las eléctricas en el accionariado de Red Eléctrica Española (REE) a un máximo del 1%, ya que ello garantiza que la red de transporte funciona con independencia de los intereses de las compañías del sector. El Libro Blanco plantea que se elimine toda la participación, pero en opinión de la Federación esta medida resulta innecesaria por irrelevante. De hecho, la red de transporte es lo que mejor funciona del sistema eléctrico.

Asimismo, la Federación coincide con el Libro Blanco en la conveniencia de mantener las actividades de transporte y de operación del sistema dentro de una misma sociedad, REE.

Distribución

En cuanto a la distribución, FACUA cree conveniente abrir un debate sobre su retribución. La Federación parte de la base de que posiblemente no esté suficientemente reconocida teniendo en cuenta su importancia como un elemento clave del sector eléctrico, aunque esto no debe implicar necesariamente subidas tarifarias para los consumidores domésticos, dado que en el ámbito de la generación los márgenes son muy elevados.

Comercialización

En lo que se refiere a la comercialización, FACUA comparte con el Libro Blanco que no ha funcionado para los consumidores domésticos, pero no porque la tarifa regulada sea muy baja, sino porque las del mercado libre, con este modelo de liberalización, resultan poco atractivas para los mismos.

Por otro lado, FACUA considera clave que el Gobierno modifique el Reglamento del sector eléctrico para aumentar de forma considerable los parámetros de calidad exigidos a las eléctricas, así como la cuantía de las indemnizaciones, hoy ridículas, a las que tienen derecho los usuarios por los cortes de suministro.

Ya somos 198.095