Portugal avisa a España de "sospechas" de manipulación del mercado mayorista eléctrico que ambos comparten

El regulador luso ERSE ya ha informado de esas dudas sobre el funcionamiento del mercado a la Agencia Europea para la Cooperación de los Reguladores de Energía (ACER).

Portugal avisa a España de "sospechas" de manipulación del mercado mayorista eléctrico que ambos comparten

El regulador energético de Portugal (ERSE) tiene "sospechas" de manipulación de los precios del mercado mayorista de electricidad, la bolsa diaria (conocida como pool) que acaba marcando el coste de la energía en el recibo de la luz de los consumidores, y que el país vecino comparte con España desde hace años mediante el llamado mercado ibérico de electricidad (Mibel), del año 2007.

Según informa eldiario.es, el regulador luso ya ha comunicado esas dudas sobre el funcionamiento del mercado a la Agencia Europea para la Cooperación de los Reguladores de Energía (ACER), de la que también forma parte el superregulador español, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Tanto este organismo como el Gobierno de España están informados de las dudas de ERSE.

El Ejecutivo portugués indicó en una respuesta parlamentaria que el pasado 30 de mayo, poco tiempo después de empezar la escalada inflacionista del pool (en el que los generadores venden la energía a las empresas comercializadoras), el regulador ERSE informó a la agencia europea de reguladores ACER de "la existencia de sospechas de una potencial violación" del artículo 5 del Reglamento europeo 1227/2011 sobre la Integridad y la transparencia del mercado mayorista de la energía. Dicho artículo señala que "queda prohibida la manipulación o la tentativa de manipulación de los mercados mayoristas de la energía".

El Ministerio de Economía luso señaló en una respuesta dirigida a los comunistas del PCP sobre el "elevado precio de la electricidad negociada en el mercado mayorista" que, en este tipo de procedimientos, ACER "puede determinar la participación de otras entidades reguladores nacionales, teniendo en cuenta que pueden existir efectos que no se limitan a un único mercado nacional". También indicó que sus investigaciones ya han sido puestas en conocimiento de las autoridades de España.

Fuentes de la CNMC confirman que, "dado que la supervisión del mercado ibérico se realiza de manera coordinada por ambos reguladores en el ámbito del Mibel", ERSE ha informado al regulador español "de la apertura de este procedimiento". Este organismo ha añadido que sigue "supervisando la evolución del precio del mercado y analizando la existencia de posibles comportamientos anómalos".

El semanario Expresso, que ya adelantó que ERSE investiga posibles comportamientos irregulares en el mercado mayorista, destaca que entre los "fenómenos" que están causando "extrañeza" entre los observadores del sector hay un hecho que también se ha producido en los últimos tiempos en España: las centrales hidroeléctricas "están marcando el precio de cierre de mercado diario en el Mibel con ofertas incluso superiores a los de las centrales termoeléctricas" (gas y carbón), según el funcionamiento de este mercado (marginalista), en el que la última central que permite casar la oferta y la demanda es la que marca el precio que cobran todas.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, ya afirmó en julio que en el organismo se encontraban "preocupados" por si el aumento de precios del pool era "una situación coyuntural" o "si hay algo más". En aquel momento, el megavatio mayorista costaba unos 60 euros y en las últimas semanas, ha superado holgadamente los 70. En el sector se atribuye la escalada a la cotización de los derechos de emisión de CO2 que compran las centrales por contaminar (se ha triplicado en un año), al encarecimiento de las materias primas y a la parada de reactores nucleares en España y Francia.

Aunque la Península Ibérica es lo que se denomina isla energética con respecto a Francia (la interconexión es de apenas el 3%), los mercados eléctricos de España y Portugal funcionan en la práctica como uno solo y marcan los mismos precios ("acoplamiento", en la jerga del sector) más del 90% de las horas.

Cuando España implantó a finales de 2012 el impuesto a la generación, del que están exentos los generadores en Portugal, el país vecino implantó un mecanismo llamado "clawback" (de reintegro) para evitar ganancias excesivas de las empresas. Ahora va a tener que revisarlo.

En agosto, los gobiernos de España y Portugal, que comparten una decidida apuesta por las renovables, anunciaron la creación de un grupo de trabajo para analizar la subida de precios en el Mibel y de cara a una reforma coordinada del sector que, según ha dicho la ministra Ribera, tendrá carácter "estructural".

Ya somos 226.933