FACUA considera que la nueva tarifa del 11818 propuesta por Telefónica no responde al 'precio asequible' previsto por el Reglamento de Telecomunicaciones

La Federación considera desproporcionada y abusiva la subida del 55% solicitada por el operador dominante, que situaría la tarifa del heredero del 1003 en 0,55 euros más IVA por llamada.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera que la propuesta tarifaria de Telefónica de España para el 11818, heredero del 1003, no responde al "precio asequible" previsto en el artículo 31 del Real Decreto 424/2005, de 15 de abril, por el que se aprueba el Reglamento sobre las condiciones para la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas, el servicio universal y la protección de los usuarios.

La Federación cree excesivo pagar 0,64 euros (0,55 euros más IVA), como propone Telefónica, por el mero hecho de consultar un sólo número de teléfono. Además, rechaza que la tarifa propuesta pueda considerarse "asequible para el consumidor", como ha señalado Telefónica, por el mero hecho de que resulte más baja que las de casi todas las restantes líneas 118. Y es que desde la liberalización de los números de información telefónica, FACUA viene denunciando que sus tarifas son desproporcionadas.

En opinión de FACUA, la tarifa propuesta por el operador dominante representaría una subida abusiva y desproporcionada del 55% con respecto a la actual, de 0,3546 euros por llamada. Además, critica que la falta de publicidad del 11818, que debería ser regulada por el Gobierno, está provocando que cada vez menos usuarios conozcan su existencia, para beneficio de las empresas del sector, que al no ver en él una auténtica competencia se permiten aplicar tarifas muy elevadas.

La Federación advierte que la aprobación de esta propuesta denotaría una lamentable falta de sensibilidad del Gobierno con la economía de los consumidores, poniendo por encima los intereses de las empresas de telecomunicaciones. FACUA critica que la Orden del Ministerio de la Presidencia que abrió el pasado mayo la posibilidad de subir esta tarifa argumentaba que la existencia de un número con el precio regulado "frena el desarrollo de la competencia en el mercado libre", cuando en realidad la evolución del sector de los números de información telefónica ha puesto de manifiesto que las tarifas son muy elevadas y el único elemento que puede introducir una competencia real es precisamente el 11818.

El 11818, sustituto del antiguo 1003, se enmarca en el Servicio Universal de Telecomunicaciones, que comprende fundamentalmente el derecho de todos los usuarios a acceder a la telefonía fija y a Internet en sus domicilios, la existencia de un número suficiente de cabinas en todos los municipios, la existencia de guías y un número de información telefónica con una tarifa asequible, descuentos en la cuota mensual para pensionistas de rentas bajas y prestaciones especiales para garantizar que los discapacitados puedan acceder al servicio telefónico.

En su artículo 31, el Reglamento de Telecomunicaciones indica que "el operador designado para la prestación del servicio universal pondrá a disposición de todos los usuarios finales del servicio telefónico disponible al público un servicio de consulta telefónica sobre números de abonado contenidos en las guías telefónicas [...] actualizado y de ámbito nacional. Este servicio se prestará a un precio asequible y tendrá carácter gratuito para el usuario cuando se efectúe desde un teléfono público de pago".

Telefónica ha comunicado su propuesta de tarifa a los ministerios de Industria, Turismo y Comercio y Economía y Hacienda, a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) y al Consejo de Consumidores y Usuarios. En un plazo de treinta días, la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos tomará la decisión de autorizarla o no.

Ya somos 190.852