FACUA Madrid pide a Sanidad soluciones para el caos generado por los nuevos programas informáticos

La asociación requiere información a la Consejería sobre las medidas que van a adoptar mientras se arreglan los fallos que provocan el Módulo Único de Prescripción y la Historia Clínica Electrónica.

FACUA Madrid pide a Sanidad soluciones para el caos generado por los nuevos programas informáticos

FACUA Madrid ha pedido a la Consejería de Sanidad información sobre las soluciones que están adoptando para paliar el caos que se ha generado por el mal funcionamiento de los dos nuevos programas informáticos implementados en el Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

La asociación ha tenido conocimiento a través de la denuncia pública de diferentes asociaciones de profesionales sanitarios de que el Módulo Único de Prescripción, recientemente instalado en todos los centros de atención primaria no funciona correctamente, y sufre caídas continuas del sistema y bloqueos de múltiples aspectos asistenciales. Asimismo, la aplicación Historia Clínica Electrónica, implantada en algunos hospitales públicos como el Hospital Universitario La Paz y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón también falla constantemente.

Los facultativos denuncian que ambos programas provocan caídas continuas del sistema y el bloqueo de múltiples aspectos asistenciales. Esto está generando situaciones de retrasos continuos en la atención a los pacientes, que implica una pérdida en la calidad asistencial a los usuarios. En numerosos casos, el mal funcionamiento impide el acceso a los tratamientos en curso, lo que retrasa la posibilidad de prescribir nueva medicación.

En un escrito enviado al organismo que dirige Enrique Ruiz Escudero, FACUA Madrid solicita que la Consejería le informe de las medidas que se están adoptando para corregir estas situaciones, que pueden llegar a perjudicar gravemente a los usuarios afectados que no reciben una atención de calidad y conforme a lo que marca la legislación.

FACUA Madrid recuerda que se están vulnerando los derechos de los pacientes a la información sobre su propia salud, recogido en el artículo 27.7 de la Ley 12/2001, de 21 de diciembre, de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid y que incluyen el acceso a la información escrita en la historia clínica, resultados de pruebas complementarias, informes de alta, certificados médicos y cualquier otro documento clínico que contenga datos sanitarios propios.

La inestabilidad y deficiente velocidad de las aplicaciones informáticas las convierte en inútiles, dado que afectan a la citación, emisión de recetas, generación y emisión de partes de baja, solicitud de análisis y otras pueblas complementarias. Esto genera un perjuicio evidente a pacientes y profesionales, obligados a realizar sus tareas en papel sin que exista un registro con garantía de sus actuaciones, valora la asociación.

Ya somos 228.744