Bruselas denuncia a España ante el TJUE por no proteger el humedal de Doñana

También por no evitar el deterioro de los hábitats protegidos en dicho humedal. Ambos hechos suponen una vulneración de la legislación comunitaria sobre agua y en materia de protección de la naturaleza, respectivamente.

Bruselas denuncia a España ante el TJUE por no proteger el humedal de Doñana

La Comisión Europea ha denunciado a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) por no haber tomado las medidas adecuadas para proteger las masas de aguas subterráneas que alimentan el humedal de Doñana ni para evitar el deterioro de los hábitats protegidos en estos humedales.

En un comunicado, el Ejecutivo comunitario ha explicado que estos dos hechos suponen una vulneración de la legislación comunitaria sobre agua y en materia de protección de la naturaleza, respectivamente.

Bruselas ha decidido dar el último paso dentro del procedimiento de infracción que abrió en 2014, preocupada por la posibilidad de que la situación de los humedades "se deteriore aún más".

"Las medidas adoptadas para garantizar la gestión sostenible de los recursos hídricos y la conservación de los hábitats de Doñana son insuficientes y, además, se han ejecutado deficientemente", ha denunciado.

La Comisión Europea ha explicado que los humedales de Doñana "se encuentran entre los mayores de Europa" y albergan una "gran diversidad" de ecosistemas y especies de fauna y flora, incluidas especies en peligro de extinción como el águila imperial, el lince ibérico o la tortuga mora. También ha subrayado que Doñana forma parte de la ruta migratoria de millones de aves europeas debido a su "situación estratégica".

Esta biodiversidad "única", subraya Bruselas, está protegida por la Directiva sobre hábitats y la Directiva sobre aves, puesto que el Parque Nacional de Doñana y su zona circundante engloban varias zonas que España ha designado como lugares Natura 2000.

La conservación de los humedales depende de la existencia de agua de buena calidad en cantidades suficientes, puesto que muchos de los hábitats que albergan "están llenos o empapados de agua durante al menos una parte del año".

Por tanto, subraya la Comisión, la Directiva obliga a que las masas de agua subterráneas estén "en buen estado cuantitativo", lo que significa que tiene que haber agua suficiente para sustentar los ecosistemas de los que dependen.

El Ejecutivo comunitario ha recordado que Doñana se alimenta de diversas masas de agua superficiales y de un "extenso acuífero", al tiempo que ha denunciado que "el desvío de grandes cantidades de agua tanto para agricultura como para las necesidades de los turistas locales está deprimiendo la capa freática".

"La abrupta disminución del nivel de las aguas subterráneas ha agudizado la vulnerabilidad de los espacios de la red Natura 2000 frente a las temporadas secas de la zona y propiciado su mayor deterioro", ha advertido la Comisión.

Ya somos 221.778