Multa a la firma de moda Guess por cobrar entre un 5% y un 10% más a los consumidores de Europa del Este

La CE la sanciona con 40 millones por prácticas desleales para impedir a minoristas hacer campañas de publicidad en Internet e imponerles un bloqueo geográfico para que no pudieran vender los productos de la marca a sus clientes en otros Estados miembros.

Multa a la firma de moda Guess por cobrar entre un 5% y un 10% más a los consumidores de Europa del Este

La Comisión Europea ha multado a la firma de moda Guess por cobrar entre un 5% y un 10% más a los consumidores que viven en Europa del Este.

La sanción de Bruselas de 40 millones de euros a esta compañía se debe a prácticas desleales para impedir a minoristas llevar a cabo campañas publicitarias en Internet e imponerles un bloqueo geográfico para que no pudieran vender los productos de la marca a sus clientes en otros Estados miembros.

"A través de acuerdos de distribución, Guess intentó impedir a los consumidores de la UE hacer sus compras en otros Estados miembros", ha criticado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, al anunciar la sanción por las prácticas desleales de la marca.

Bruselas ha concluido que con estos acuerdos, Guess logró mantener los precios de sus productos a un nivel "artificialmente alto", en especial en los países de Europa central y oriental, y para ello impuso restricciones que son contrarias a las reglas del mercado único.

Así, por ejemplo, los artículos de Guess a la venta en países como Bulgaria, Hungría, Polonia o Lituania se comercializaban a entre un 5% y un 10% más caro que en otros puntos de la Unión Europea.

La firma de moda, que concede licencias para numerosas marcas de accesorios incluida Guess y Marciano, cuenta con un sistema de distribución selectiva en el espacio económico europeo por el que los vendedores autorizados son elegidos en base a "criterios de calidad".

Las reglas europeas permiten a las empresas fijar sus propios sistemas de distribución, incluidos de carácter selectivo, para que sus artículos solo lo puedan vender comerciantes autorizados, pero no pueden poner barreras a los clientes a la hora de elegir el vendedor, se encuentre en el país que se encuentre.

Además, los vendedores deben poder vender los artículos a través de Internet, hacer publicidad de ello y venderlos más allá de sus fronteras, además de fijar los precios de la venta.

El Ejecutivo comunitario investiga desde junio de 2017 las prácticas de Guess, compañía que ha colaborado en el caso, incluso revelando prácticas que no habían sido detectadas aún por Bruselas, lo que le ha permitido reducir a la mitad la multa que le iba a ser impuesta.

Ya somos 222.392