FACUA pide a Sanidad que no convierta a la industria alimentaria en juez y parte para decidir qué anuncios son perjudiciales para los niños

La Federación demanda a Salgado que mejore la legislación existente ya que los convenios de autorregulación de adhesión voluntaria no deben ser más que medidas complementarias.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) advierte que el convenio de autorregulación de la publicidad de alimentos dirigida a menores suscrito por el Ministerio de Sanidad y Consumo con veintisiete empresas no debe sustituir la necesaria mejora de la legislación existente en la actualidad y las acciones de control del mercado que ha de poner en marcha la Administración.

FACUA pide a la ministra Elena Salgado que no convierta a la industria en juez y parte a la hora de decidir qué anuncios son perjudiciales para los niños. Y es que la Federación consideraría inaceptable que el Ministerio concibiese el denominado Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos dirigida a menores, prevención de la Obesidad y Salud (Código PAOS), de carácter voluntario y cuyo cumplimiento controlará la industria, como una medida sustitutiva del papel del Gobierno como legislador y garante del correcto funcionamiento del mercado.

FACUA considera que el contenido del Código, aunque mejorable, es globalmente positivo e incluso aplaude que las empresas que lo han suscrito asuman que deben avanzar en la implantación de acciones de responsabilidad social corporativa. Sin embargo, la Federación advierte que el Gobierno tiene la obligación de mejorar la legislación existente en materia publicitaria y, en coordinación con las comunidades autónomas, desarrollar acciones, hasta la fecha casi inéditas, para controlar los mensajes publicitarios. Un Código de Autorregulación, cuya adhesión además es voluntaria, no debe entenderse como sustituto de estas medidas, sino como un complemento.

Además, FACUA considera absolutamente insuficiente que la participación de las asociaciones de consumidores en el desarrollo del convenio se reduzca a formar parte de su Comisión de Seguimiento, ya que no será ésta quien analice los anuncios denunciados por incumplir el Código de Autorregulación, sino los anunciantes, agencias de publicidad y medios de comunicación agrupados en la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol).

Para colmo, la representación de los consumidores en dicha Comisión, tres miembros del Consejo de Consumidores y Usuarios, es inferior a la del empresariado, que contará con cinco miembros (tres representantes de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), uno de la Asociación Española de Anunciantes y otro de Autocontrol, este último con voz pero sin voto).

El citado convenio fue suscrito el 9 de junio con el Ministerio de Sanidad y Consumo por las siguientes empresas: Bimbo, Campofrío, Cadbury Schweppes Bebidas España S.A., Casa Tarradellas, Clesa, Coca-Cola, Corporación Alimentaria Peñasanta S.A., Danone, Ebro Puleva, Gallina Blanca, Heinz Ibérica, Hero España S.A., Jealsa, Kellogg's, Kraft Foods Iberia, Lácteas García Baquero, Leche Pascual, Mahou-San Miguel, Migasa, Nestlé, Nutrexpa, Panrico, Pepsico, Pescanova, Snack Ventures, Unilever, United Biscuits.

Ya somos 194.264