Hogar

¿Sospechas que tu compañía eléctrica te toma el pelo? Asesórate con FACUA

Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), casi 7 de cada 10 personas desconocen si su contrato de electricidad se rige por el mercado regulado o el mercado libre. Conocer este aspecto es de gran importancia tanto en el precio que pagas por tu electricidad como los derechos que te amparan. Por ello es necesario tener un adecuado conocimiento al respecto.

Ten en cuenta que según los estudios de FACUA y los de la CNMC, la mayoría de tarifas del mercado libre son más caras que la regulada, denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). La calidad del suministro eléctrico no varía si estás en un modelo u otro de mercado.

Si tienes una potencia inferior a 10 kilovatios (kW) y no has realizado nunca ningún cambio de compañía o tarifa, deberías seguir formando parte del mercado regulado. El problema es que hay mucha gente que, sin saberlo, ha sido objeto de altas fraudulentas en tarifas del mercado libre. El origen pudo ser, por ejemplo, que en su día recibieron en su casa la visita de comerciales de una eléctrica que, en lugar de aclararles que venían a ofertarles una tarifa del mercado libre, simularon que se habían pasado a realizar una revisión del contador o una comprobación de que su contrato estaba en regla.

Para comprobar que estás en el mercado regulado, recuerda que la tarifa aplicada en él siempre se denomina PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor). Debe aparecer en tu factura con esta denominación.

Evidentemente, la carestía de la luz hace que busquemos fórmulas para ahorrar en el recibo. Pero puede ocurrir que pasar del mercado regulado al mercado libre no sea la solución.

Es importante que evalúes al detalle las ofertas de las eléctricas para que no te tomen el pelo. Y que tengas en cuenta que además de optimizar tu consumo, también puedes valorar si la potencia que tienes contratada es demasiado alta. Pierdes casi 53 euros al año por cada kW de más (teniendo en cuenta la tarifa que está vigente desde enero de 2017).

También debes tener en cuenta que si reúnes los requisitos para acogerte al bono social, sólo podrás hacerlo si tienes contratada una tarifa del mercado regulado. El bono social supone una serie de descuentos en la potencia y en parte de la energía consumida. Aquí puedes conocer los requisitos que hay que cumplir para tener acceso al bono social y los descuentos que implica en función de las características e ingresos de la unidad familiar.

El mercado regulado (tarifa PVPC)

Entran dentro del mercado regulado los suministros con una potencia contratada no superior a los 10 kW. En este mercado se fija el precio del kilovatio hora (kWh) de energía consumida por medio de un mecanismo regulado por la administración, que toma como referencia el coste de producción reflejado en la subasta del mercado mayorista eléctrico y que varía según la demanda que exista de energía en cada hora.

El precio del kWh será diferente dependiendo del día y de la hora, teniendo picos en los que el precio se eleva (normalmente cuando la demanda de energía es muy alta) y otros momentos en los que es más bajo (normalmente por la noche). La época del año también condicionará el precio de la energía, ya que en las de temperaturas extremas, al existir más demanda, pueden existir subidas.

Dentro del mercado regulado existe también la posibilidad de contratar tarifas con discriminación horaria, en las que se diferencian dos o tres periodos, estableciendo tramos horarios en los que el precio será más barato.

La compañía te deberá informar en cada factura del importe al que hubiera ascendido la misma de haberse aplicado el resto de modalidades tarifarias de discriminación horaria asociadas al mercado regulado (PVPC).

Las tarifas del mercado regulado solo pueden ser ofertadas por determinadas compañías, llamadas comercializadoras de referencia. Así que si estás en el mercado libre y quieres volver al regulado, puedes contratarlo con cualquiera de estas compañías, ya que las tarifas serán las mismas.

- Endesa Energía XXI SL.
- Iberdrola Comercialización de Último Recurso SAU.
- Comercializadora Regulada, Gas & Power SA.
- EDP Comercializadora de Último Recurso SA.
- CHC Comercializador de Referencia SLU.
- Viesgo Comercializadora de Referencia SL.
- Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta Comercialización de Referencia SA.
- Teramelcor SL (Melilla).

El contenido de la factura está regulado, por lo que se garantiza el acceso a una información mínima, como saber si tu contador está integrado en el sistema de telegestión.

Los contadores integrados en el sistema de telegestión permiten realizar gestiones a distancia relativas a la ejecución del contrato, como puede ser la toma de lectura, los cambios de potencia o la programación de distintos periodos de facturación, entre otras.

La factura es mensual si tu contador está integrado en el sistema de telegestión. Si no lo estuviera, la comercializadora puede emitirla cada dos meses.

Si crees que la potencia de tu contrato es demasiado alta (o baja), puedes realizar un cambio de potencia siempre y cuando hayan transcurrido un mínimo de 12 meses desde el último cambio en la misma (este periodo no se aplica si has efectuado un cambio de titularidad del contrato). Y si tienes el contador integrado en el sistema de telegestión, puedes modificar la potencia en fracciones de 0,1 kW según tus necesidades.

Las trampas del mercado libre

En el mercado libre, las comercializadoras eléctricas pueden establecer el precio del kilovatio hora (kWh) que quieran. En muchas de sus ofertas aseguran que aplican un porcentaje de descuento en las tarifas, lo que puede inducirte a creer que se refieren a un descuento sobre el precio del kWh existente en el mercado regulado (PVPC), pero no es así. Los descuentos que prometen las comercializadoras en el mercado libre se aplican en realidad sobre tarifas que ellas mismas han definido. Más allá de que pueden inducirte a error, debes tener claro durante cuánto tiempo se aplicará ese descuento, ya que es muy frecuente que a partir del segundo año desaparezca. Y por supuesto, puede que aún con ese descuento, la tarifa que te van a cobrar sea más cara que la que pagarías en el mercado regulado (PVPC).

En los momentos del año en los que la tarifa regulada es más cara, las eléctricas lo tienen más fácil para convencer a la gente de que se pase al mercado libre, porque puede que el precio del kWh que ofertan para todo un año esté por debajo del existente en el mercado regulado en ese periodo. Pero hay que tener en cuenta que si la tarifa regulada baja después, la de mercado libre seguirá siendo la misma, con lo que en lugar de ahorrar, acabarás pagando aún más.

En el mercado libre pueden existir tantas ofertas como puedan imaginar las compañías, por lo que es muy importante saber si la recibida es efectivamente la que más se adapta a tus intereses.

Las condiciones y precios es normal que cambien de un año para otro, por lo que es muy importante leer la letra pequeña del contrato, ya que es posible que al renovar, sin darnos cuenta, estemos comprometiéndonos con unas condiciones peores que tendremos que asumir hasta que finalice la cláusula de permanencia (de haberla).

Es importante saber que desde finales de 2018 ya está prohibido que vengan comerciales de una eléctrica a tu domicilio sin tu consentimiento. Sin embargo, esto no impide que se ejerza esta actividad por teléfono o en lugares públicos (como grandes superficies, por ejemplo).

Si estás en el mercado libre, puedes volver al mercado regulado en cualquier momento, aunque es conveniente saber si el contrato establece una cláusula de permanencia por la que tengas que asumir el pago de alguna cantidad si realizas el cambio dentro de un plazo determinado. En este sentido, es oportuno valorar si la penalización indicada en el contrato puede ser considerada como abusiva (en este caso sería denunciable). Y, ojo, porque aunque la cláusula de permanencia no puede superar el año, es posible que la hayas prorrogado sin darte cuenta.

No olvides que es habitual que las ofertas del mercado libre estén condicionadas a contratar otros servicios adicionales, como seguros de asistencia por averías en el hogar. Así que aunque las tarifas ofertadas estuviesen por debajo de las del mercado regulado, puede que si la contratas tu recibo acabe engordando como consecuencia de esos servicios que tienes que contratar.

Seguro que los comerciales que te asesoraron para abandonar el mercado regulado y contratar la tarifa que te ofertaron te ocultaron que para reducir tu recibo lo más importante era que revisases si tenías una potencia excesivamente alta. Y es que pierdes casi 53 euros al año por cada kW de más.

Puedes realizar un cambio de potencia siempre y cuando hayan transcurrido un mínimo de 12 meses desde el anterior (este periodo no se aplica si has realizado un cambio de titularidad del contrato). Además, puedes contratar la potencia en fracciones de 0,1 Kw según tus necesidades, siempre y cuando tengas el contador integrado en el sistema de telegestión.

Cuando te ofrezcan un contrato con "tarifa plana", es importante conocer el precio que te van a aplicar, ya que con la excusa de tener la tranquilidad de que todos los meses vas a pagar lo mismo y no vas a encontrarte con subidas, es posible que globalmente acabes pagando más que si tuvieses la tarifa regulada (PVPC).

También hay que tener cuenta que las supuestas tarifas planas pueden tener cierta trampa y que en realidad consistan en pagar la misma cantidad cada mes salvo el último del periodo anual que dura el contrato. Ese mes, la eléctrica calculará toda la energía que hayas consumido hasta entonces y le aplicará una tarifa por cada kWh establecida en el contrato: si el importe total es inferior a la suma de todas las cantidades fijas que has pagado cada mes, recuperarás dinero, pero si es superior, tendrás que pagar la diferencia.

Y recuerda que si te dieron de alta en una tarifa eléctrica del mercado libre como consecuencia de la visita de comerciales que te engañaron, puedes presentar una denuncia en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para solicitar que imponga una multa a la comercializadora. También tienes derecho a volver al mercado regulado sin abonar ninguna penalización. Y, por supuesto, si puedes demostrar las irregularidades, debes reclamar la devolución de las cantidades que hayas pagado de más.

Ya somos 222.260