FACUA demanda la retirada del mercado de un 'producto milagro' que asegura curar la artrosis

Se comercializa en toda España a través de un apartado de correos por una empresa con sede en Madrid.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha denunciado ante la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo y la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid la publicación de un anuncio que comercializa “un remedio natural que asegura vencer la artrosis”, combatir los reumatismos y solucionar numerosos problemas de piel, arrugas y alergias. Además, la empresa de este producto sólo se identifica como Centro de Información y Salud e incluye un apartado de correos de Madrid.

La publicidad del tratamiento del supuesto doctor Antón Robinson, presenta el testimonio de un supuesto usuario que tras seguir la lectura de un libro y solicitar una muestra gratuita de este remedio asegura que “ya no padece de las rodillas”. También incorpora los testimonios de otros familiares: “Mi padre, que casi no conseguía moverse, trabaja de nuevo en el jardín como lo hacía antes. Mi hijo, que padecía un eczema rebelde, está curado”.

FACUA advierte que la publicidad de este producto milagro, que asegura “una vida sin dolores y articulaciones flexibles, mayor agilidad y una nueva alegría de vivir", vulnera varios artículos del Real Decreto 1.907/96, sobre productos con pretendida finalidad terapéutica. Entre otros, el artículo 2, referido a la prohibición de remedios secretos y el artículo 4 que tampoco permite la publicidad a aquellos productos “que proporcionen seguridades de alivio o curación cierta”.

Según el anuncio, insertado el viernes 20 de mayo en el periódico 20 minutos, “este tratamiento no solamente alivia los dolores casi instantáneamente, sino que además contribuye a restaurar los cartílagos dañados”. Asimismo, se refiere a los medicamentos actuales utilizados contra la artrosis y los reumatismos como “que alivian momentáneamente, pero muchas veces sólo agravan la situación a largo plazo”, lo que no sólo es falso sino que constituye un perjuicio contra la salud.

Ya somos 191.166