Sobre FACUA

Por qué FACUA no acepta dinero de las empresas

Una de las señas de identidad de la organización es su renuncia a recibir aportaciones económicas del sector empresarial.

Por Paco Sánchez Legrán

Defender a los consumidores requiere buscar soluciones a sus problemas mediante el diálogo con las empresas como paso previo a la habitualmente necesaria confrontación mediante las denuncias ante las administraciones competentes y los tribunales de justicia así como la difusión pública de sus irregularidades a través de los medios de comunicación. Hasta hace tres años, FACUA-Consumidores en Acción mantuvo convenios de concertación con numerosas empresas, patronales empresariales y colegios profesionales, con la finalidad de fomentar el diálogo para facilitar la solución de las reclamaciones de los consumidores, pero rechazando siempre cualquier ayuda económica por parte de empresas privadas.

Para dejar claro que la asociación no aceptaría nunca ayudas económicas de las empresas, el día 24 de febrero de 2007 aprobamos en Asamblea General un documento denominado Un compromiso ético para la defensa de los consumidores y usuarios. Con él, pretendíamos responder a la nueva Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores -hoy derogada por el actual Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios y otras normas complementarias- que estableció la posibilidad de que las empresas pudieran financiar algunas actividades de las organizaciones de consumidores, lo que abría una peligrosa puerta por la que FACUA no entrará jamás.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 42.661