El fondo buitre TTI Finance exigió a un usuario 8.700 euros de una deuda anulada por un juez 4 años antes

Ha dejado de requerirle el pago tras la actuación de FACUA Castilla-La Mancha. La cantidad correspondía a un crédito vinculado a la compra de unos muebles que nunca le entregaron porque la tienda quebró.

El fondo buitre TTI Finance exigió a un usuario 8.700 euros de una deuda anulada por un juez 4 años antes

Tras la actuación de FACUA Castilla-La Mancha, el fondo buitre TTI Finance ha dejado de reclamar a un usuario el pago de una supuesta deuda de 8.700 euros que había sido anulada por un juez en 2012.

En 2010, Raúl E.H. compró mobiliario en una de las tiendas que Muebles Montoya tenía en Mondéjar (Guadalajara) a través de un crédito vinculado con Finanmadrid -después adquirida por Evo-. Los establecimientos quebraron meses después, dejando sin entregar los muebles tanto a él como a multitud de usuarios, pero la financiera no sólo se desentendió de que ello implicaba la anulación de los préstamos, sino que acabó vendiendo falsas deudas como la de Raúl a TTI Finance.

Tras una demanda contra Muebles Montoya, el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Guadalajara dictó una sentencia en mayo de 2012 por la que declaró "resueltos todos los contratos de financiación -relacionados con el importe principal del préstamo- y demás existentes entre los compradores incluidos en los efectos de esta sentencia y las rntidades demandadas, por estar dichos contratos de financiación vinculados a la compra de muebles, así como que no tienen estos compradores obligación de pagar las cuotas de los contratos de financiación desde que se produjo el incumplimiento contractual".

Cuatro años después de la sentencia

Cuatro años después de la citada sentencia, TTI Finance comenzó a reclamar al usuario la inexistente deuda a través de la empresa de recobros Lucania Gestión. Pese a que Raúl le contestó reiteradamente que nunca recibió los muebles y que el crédito había sido anulado judicialmente, la empresa no dejó de llamarle para exigirle que pagara con la amenaza de que lo llevaría a los tribunales.

Tras un año recibiendo llamadas reclamándole el pago del dinero, el usuario acudió a FACUA Castilla-La Mancha para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación se dirigió entonces a Lucania Gestión para advertirle de que la sentencia judicial había anulado los contratos de financiación y, por tanto, no se le podía exigir al usuario ningún tipo de deuda. También le solicitó que eliminara sus datos personales del fichero de la empresa.

En su respuesta, Lucania Gestión se desentendió de la reclamación y se limitó a indicar a FACUA que sólo eran "encargados del tratamiento de datos, los cuales han sido facilitados por nuestro cliente TTI Finance". Así que la asociación remitió una nueva reclamación al fondo buitre, tras lo que han dejado de reclamar a Raúl el pago de los 8.700 euros y TTI Finance ha dado de baja todos sus datos de su fichero.

Ya somos 225.122