Endesa devuelve más de 1.500 euros a una usuaria a la que acusó sin pruebas de manipular su contador

La Consejería de Economía de la Junta de Andalucía concluyó que la eléctrica solo se basó en un informe de un técnico propio y no requirió ni su intervención ni la presencia de la titular del suministro.

Endesa devuelve más de 1.500 euros a una usuaria a la que acusó sin pruebas de manipular su contador

Tras la reclamación de FACUA Sevilla, Endesa Energía XXI SL se ha visto obligada a devolver 1.535 euros a una usuaria de Gelves (Sevilla) cobrados indebidamente tras acusarle de manipular su contador sin acreditarlo correctamente. La afectada, a quien se le refacturó un periodo de dos años de consumo de electricidad, tuvo que hacer frente a los recibos para evitar el corte de luz.

La Consejería de Economía de la Junta de Andalucía ha determinado "no acreditada la existencia de anomalía en el equipo de medida, y por tanto no resultando procedente la refacturación efectuada por tal concepto". La Administración considera que un informe técnico de la empresa de inspección del contador, sin la presencia como testigo de la afectada, no es suficiente para demostrar la manipulación.

En julio de 2016, Endesa comunicó a Isidora Z.V. que habían "detectado una situación de anomalía en el equipo de medida que sirve al suministro”, esto es, que el contador había sido manipulado y estaba facturando un consumo inferior al real, por lo que le iban a refacturar los periodos comprendidos entre marzo de 2014 y mayo de 2016. La cantidad total que le reclamaban era de 1.535 euros. La eléctrica no facilitó ninguna información adicional ni acreditó de manera fehaciente la existencia de dicha anomalía o que la causante hubiese sido la afectada. La usuaria, además, tuvo que abonar el importe para evitar el corte de suministro.

Isidora decidió entonces acudir a FACUA Sevilla para solicitar la devolución de las cantidades refacturadas, dado que ella no tenía constancia de la manipulación de la que le acusaba Endesa. El equipo jurídico de la asociación se dirigió a la compañía en este sentido sin éxito, por lo que decidió acudir a la Consejería de Economía de la Junta de Andalucía.

En mayo de 2018, la Administración finalmente resolvió a favor de la acusada y dictaminó que no había quedado acreditada "la existencia de anomalía" alguna, por lo que la refacturación no era "procedente".

Un informe técnico privado no es prueba suficiente

Para demostrar la supuesta manipulación, Endesa presentó como prueba un documento de inspección realizado por la empresa Activais en el que se indica que "se observa que hay un shunt tras el panel". Además, también adjuntaba una serie de fotografías de un contador donde se veía la manipulación.

En su resolución, sin embargo, la Consejería de Economía afirma que al documento de inspección no es suficiente, dado que "debe atribuírsele naturaleza de documento privado, emitido por parte interesada y sin que estuviera presente el interesado, ni otros testigos, por lo que no puede otorgársele la condición de autenticidad, careciendo por si sólo de eficacia probatoria, no constituyendo carga de prueba suficiente para acreditar la existencia de la manipulación".

En referencia a las fotografías, aclara que "no puede identificarse que la manipulación alegada, consistente en un shunt, corresponda con el contador de la interesada, por lo que no pueden ser tenidas en consideración en orden a la acreditación de los hechos alegados por Endesa".

Finalmente, y en cumplimiento de la resolución de la Junta, Endesa ha devuelto a Isidora los 1.535 euros que le había cobrado indebidamente y ha corregido las facturaciones.

Ya somos 224.154