El Servicio Vasco de Salud indemnizará con 200.000 euros a una paciente que quedó coja por una inyección

Los hechos se remontan a noviembre de 2013 cuando le administraron en un centro de salud un Nolotil intramuscular en el glúteo de forma incorrecta.

El Servicio Vasco de Salud indemnizará con 200.000 euros a una paciente que quedó coja por una inyección

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha condenado al Servicio Vasco de Salud-Osakidetza a indemnizar con 203.000 euros a una paciente que quedó coja tras haber recibido una inyección intramuscular en el glúteo. La mujer de 31 años sufrió lesiones diversas y una incapacidad permanenete total, que la obliga a usar muletas debido a la cojera.

Según informa el diario El Independiente, la sentencia, del pasado 1 de abril, confirma la resolución condenatoria que ya dictó el Juzgado Contencioso-administrativo número 3 de Vitoria sobre este caso tras desestimar el recurso del Servicio Vasco de Salud.

Los hechos se remontan a noviembre de 2013, cuando la afectada señala que le suministraron en un centro de salud de Osakidetza una inyección de Nolotil intramuscular en el glúteo de forma incorrecta. Esta administración le provocó una neuropatía del nervio ciático, que conllevó el reconocimiento de una incapacidad permanente y total. Además de la cicatriz que presenta tras una intervención a la que tuvo que someterse en mayo de 201, la mujer presenta un déficit físico debido a una cojera.

El fallo del Juzgado de Vitoria, ahora confirmada por el TSJPV, señala que "resulta coherente" que "exista una relación entre la inyección y la consecuencias posteriores". El Alto Tribunal vasco indica además que "no existe prueba suficiente que acredite la tesis" de Osakidetza relativa a que fue la conducta de la afectada "la que causó el cuadro doloso". Contra esta sentencia no cabe recurso de casación.

Ya somos 221.778