FACUA considera que los parámetros que pretende utilizar Industria para evaluar la calidad de las operadoras de telefonía móvil son insuficientes

La Federación reclama que se escuche de una vez a las asociaciones de consumidores antes de tomar decisiones sobre los cambios legales en un sector donde las denuncias por abusos y fraudes han aumentado de forma espectacular en los últimos años.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera que los parámetros que pretende utilizar por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para evaluar la calidad de las operadoras de telefonía móvil se quedan cortos ya que no tienen en cuenta los dos principales problemas que padecen los usuarios, la descoordinación, dejadez y continuos errores de sus servicios de atención al cliente, que son el origen de la mayoría de las reclamaciones, y los numerosos casos de publicidad engañosa, que llevan a contratar servicios que en realidad no son tan atractivos como se presentan.

El Ministerio ha anunciado que un consultor independiente realizará una encuesta sobre la calidad de las tres operadoras de móviles a través de un mínimo de 8.000 llamadas de prueba por cada una para medir tres cuestiones: llamadas no completadas, llamadas interrumpidas y calidad de la voz. Asimismo, ha anunciado la elaboración de una Orden para regular la calidad y derechos de los usuarios.

Pero FACUA señala que para evaluar correctamente la calidad de las compañías también hay que tener en cuenta el funcionamiento de sus servicios de atención al cliente, sus procedimientos de facturación y sus campañas publicitarias.

Y es que las reclamaciones que FACUA recibe a diario ponen de manifiesto que los usuarios son víctimas de cinco grandes abusos por parte de las compañías: el alta y facturación de servicios no solicitados, la contratación de servicios que no se ajustan a lo prometido en su publicidad, el cobro de llamadas no realizadas, la no tramitación de solicitudes de baja en el servicio o en determinados productos y la facilitación de información errónea sobre las tarifas y otras características de los servicios.

La Federación reclama a Industria que escuche de una vez a las asociaciones de consumidores antes de tomar decisiones sobre los cambios legales en un sector donde las denuncias por abusos y fraudes han aumentado de forma espectacular en los últimos años.

Ya somos 203.746