La CMT se niega analizar la denuncia de FACUA contra las elevadas tarifas de interconexión de los operadores móviles argumentando que 'no afectan a los usuarios'

FACUA pedirá a Bruselas que investigue por qué la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones autoriza cada año unas tarifas de interconexión muy superiores a las permitidas por la normativa comunitaria.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) pedirá a la Dirección General de la Sociedad de la Información de la Comisión Europea que investigue por qué la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) autoriza cada año a los operadores móviles españoles unas tarifas de interconexión muy superiores a las permitidas por la normativa comunitaria. En ellas está, argumenta FACUA, está el origen de que llamar a un móvil sea hasta once veces más caro que hacerlo a un fijo o a un operador de cable.

FACUA solicitará la intervención de Bruselas una vez que la CMT se ha negado, utilizando unos argumentos contradictorios y escandalosos, a admitir a trámite el recurso que presentó el pasado noviembre contra las nuevas tarifas de interconexión autorizadas a Movistar, Vodafone y Amena.

Las tarifas de interconexión son el peaje que pagan las telefónicas a los operadores móviles cuando un cliente hace una llamada con destino a sus redes y que, lógicamente, se repercute en la tarifa que abona el usuario final. Por eso, llamar a un móvil es muchísimo más caro que realizar una llamada entre dos operadores fijos o de cable.

El Reglamento de Interconexión, aprobado por el Real Decreto 1.651/1998, de 24 de julio, que incorpora al derecho español la Directiva 97/33/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de junio, establece que las tarifas de interconexión deben estar orientadas a costes. Sin embargo, la CMT viene autorizando unas tarifas muy por encima de costes.

En 2002, último año del que dicha Comisión ha analizado las contabilidades de costes de los dos principales operadores, las tarifas de interconexión de Movistar y Vodafone estuvieron nada menos que un 207,4% y un 126,0% por encima de costes. Así, tuvieron unos ingresos sobre costes de 1.154,4 y 516,7 millones de euros, respectivamente.

La respuesta de la CMT al recurso de reposición presentado por FACUA es que no lo admite a trámite ya que la Federación no es parte interesada, debido a que, en opinión de la Comisión, las tarifas de interconexión no afectan a los usuarios.

Una decisión que FACUA considera escandalosa y que contradice una resolución anterior de la propia CMT, en la que argumentaba que las tarifas de interconexión tienen una "clara repercusión social". Y es que en abril de 2001, la CMT multó a Vodafone con 4,2 millones de euros porque sus tarifas de interconexión facturaban completo el primer minuto de las llamadas aunque tuviesen una duración inferior. En esa resolución, la CMT, que actuó a raíz de una denuncia presentada en junio de 1999 por el operador de telefonía fija Aló, advirtió que el procedimiento ilegal de facturación de Airtel Móvil, SA "no sólo afecta a la interconexión entre las redes de Airtel y Rslcom [Aló], sino que afecta a las condiciones de interconexión del resto de los operadores con relación a Airtel y a los precios de las llamadas de fijo a móvil, cuestión ésta de clara repercusión social".

En sus resoluciones sobre los recursos contra las tarifas de interconexión de Movistar, Amena y Vodafone, fechadas el 20 de enero, la CMT dice ahora que "la anulación de la Resolución por la que se fijan los precios de terminación (...) y la reducción de los mismos por parte de esta Comisión, no implicaría necesariamente una reducción de los precios frente al usuario final. (...) La decisión acerca del fin a que ha de destinarse el ahorro producido por la reducción de los precios de terminación quedaría únicamente al arbitrio de los operadores".

Qué dice la legislación

Según el Real Decreto 1.651/1998, de 24 de julio, las tarifas de interconexión de los operadores dominantes en telefonía móvil, actualmente Amena, Movistar y Vodafone, deben atenerse "a los principios de transparencia y de orientación a costes". En lo que la CMT define como costes, las compañías pueden incluir incluso un margen de beneficios del 18%, que denomina "tasa anual de retorno sobre activos".

La Comisión Europea está investigando el posible abuso de posición dominante de las compañías de móviles que operan en la UE dado que los precios que aplican por las terminaciones de llamadas en sus redes (una media de 0,1816 euros por minuto) son diez veces superiores a la tarifa media de interconexión de fijo a fijo sin que haya "motivo técnico alguno para una diferencia tan elevada", lo que según el Ejecutivo comunitario "redunda en precios elevados para los consumidores".

De hecho, estudios realizados por FACUA ponen de manifiesto que en España, llamar desde una compañía de telefonía fija a una de móvil dentro de una misma ciudad cuesta hasta once veces más caro que si el destino es una compañía de cable, cuando en ambos casos el operador fijo tiene que abonar unas tarifas de la interconexión a la red de otro operador.

Ya somos 191.224