Tras reclamar FACUA Madrid, Ikea indemniza con 957 euros a una usuaria por dejarle 4 meses sin cocina

La compañía alegó que las incidencias se produjeron en el seno de una campaña de incumplimientos y reclamaciones derivadas de la mala gestión de uno de sus proveedores de servicios.

Tras reclamar FACUA Madrid, Ikea indemniza con 957 euros a una usuaria por dejarle 4 meses sin cocina

Tras la reclamación de FACUA Madrid, Ikea ha abonado a una usuaria 957 euros como compensación por los daños y perjuicios causados al dejarle casi cuatro meses sin instalarle los muebles de su cocina. La multinacional alegó que las incidencias se dieron dentro de una campaña de incumplimientos y reclamaciones derivadas de la mala gestión de uno de sus proveedores de servicios.

En octubre de 2017, M.L.G.M., socia de FACUA Madrid, acudió a la tienda de Ikea del Ensanche de Vallecas para comprar y contratar la instalación de una nueva cocina. Allí, le entregaron una lista de pedidos y un plan de instalación en el que se incluía la visita de un empleado para tomar las medidas necesarias y verificar el estado de la misma.

La usuaria contrató el servicio y la empresa le dio cita con el técnico, que tenía un coste de 40 euros que se le descontaría si aceptaba la contratación del pedido. Tras la información recibida, la usuaria decidió aceptar la hoja de encargo y se acordó que el 28 de noviembre de ese año se realizaría la entrega, y al día siguiente el montaje. Unos días antes, ella añadió a su pedido una encimera, un grifo y un fregadero.

El día de la instalación, los operarios abandonaron el domicilio de la usuaria sin excusa alguna. Le comunicaron que volverían al día siguiente con un pintor. No volvieron hasta principios de enero de 2018, tras un calvario de innumerables llamadas, visitas y reclamaciones a la tienda de Ikea.

Los montadores informaron a M.L.G.M. de que no podían ejecutar los trabajos de instalación porque al ir a colocar el fregadero se dieron cuenta de que no habían hecho los cortes adecuados y el hueco realizado era demasiado pequeño. Le prometieron que enviarían una petición urgente para el reemplazo de las encimeras. Un mes y medio después, a mitad de febrero, le enviaron los nuevos muebles, pero estos trabajadores no fueron a su vivienda.

Tras cuatro meses de espera, pérdida de tiempo e importantes molestias, M.L.G.M. decidió no sólo contratar los servicios de otros profesionales para terminar la instalación sino también acudir a FACUA Madrid para que tramitase una reclamación contra Ikea.

El equipo jurídico de la asociación contactó con la multinacional sueca y alegó que el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, en su artículo 128, establece que "todo perjudicado tiene derecho a ser indemnizado en los términos establecidos (…) por los daños o perjuicios causados por los bienes o servicios".

Finalmente, Ikea atendió satisfactoriamente la reclamación de FACUA Madrid y alegó que las incidencias sufridas por M.L.G.M. se produjeron en el seno de una campaña de incumplimientos y reclamaciones derivadas de la mala gestión de uno de los proveedores de la empresa. La multinacional ha indemnizado a la usuaria con una compensación económica de 957 euros por los daños y perjuicios causados.

Ya somos 224.205