FACUA Madrid reclama al Love the Tuenti's Festival que permita la entrada de alimentos y bebidas

La asociación reivindica además que la organización reconozca el derecho de los asistentes a canjear la moneda propia creada 'ad hoc' que no se utilice durante el evento.

FACUA Madrid reclama al Love the Tuenti's Festival que permita la entrada de alimentos y bebidas

FACUA Madrid ha denunciado al Love the Tuenti's Festival que tiene lugar este viernes 29 y sábado 30 de junio en el recinto ferial Ifema de la capital por impedir el acceso con comida y bebida del exterior a sus instalaciones. La asociación ha enviado un requerimiento a Sharemusic Concerts SL, promotora del festival, para que corrija este abuso.

FACUA Madrid reclama a los organizaciones del evento, asimismo, que reconozcan el derecho de los asistentes a canjear la moneda propia creada para su uso dentro de las instalaciones del festival que no se utilice durante el mismo. Dentro del Love the Tuenti's no se puede utilizar otro medio de pago que no sean los tuents, la moneda específica creada para el evento, pero FACUA Madrid considera que podría ser abusivo que los tuents no utilizados y por lo tanto sobrantes no sean canjeados de nuevo al finalizar el evento por su importe equivalente en euros.

En las condiciones legales de su página web, el Love the Tuenti's incluye en su cláusula relativa a Objetos no permitidos, que no está permitido entrar con comida ni bebida, además de otra serie de artículos, sin justificar su prohibición. FACUA Madrid entiende que puede tratarse de una cláusula abusiva, ya que la actividad principal del evento es la celebración de conciertos y no la hostelería y, además, podrán adquirirse alimentos y bebidas en el interior del recinto.

Así, FACUA recuerda una vez más que el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios considera que no permitir la entrada con comida y bebida de fuera es una cláusula abusiva según el artículo 82.1, que establece como tales todas aquellas prácticas que causen "un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato".

De igual forma, la Comisión de Cooperación de Consumo estableció en su consulta número 5 del año 2000 que "las cláusulas en las que se impone al consumidor limitaciones en orden a la adquisición de los productos sin fundarse en circunstancias objetivas, deben ser consideradas abusivas".

La asociación también señala que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, sobre la prohibición de entrar a los cines con comida y bebida, recoge que "resulta irrazonable entender la limitación de la capacidad de elección del consumidor" y que "si se limita la posibilidad acceder a la sala en función de la procedencia de los productos y sólo se pueden consumir los adquiridos en su interior, resulta que de manera indirecta se está imponiendo que utilice servicios que en principio no ha solicitado pero que se ve forzado a pedir a la propia empresa".

Además, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) publicó en 2016 un informe, también relacionado con la prohibición en cines, en el que concluía que existía una "cláusula abusiva" ya que el consumidor "se ve privado de la prestación principal, de forma injustificada, habiendo abonado la entrada, en base a una limitación impuesta unilateralmente respecto a un servicio accesorio que no ha solicitado, y teniendo en cuenta que la actividad básica de la empresa no es la venta y distribución de comida y bebida".

Por último, cabe recordar la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 8 de enero de 2003 que consideraba que la restricción de entrada no estaba amparada por el derecho de admisión, pues sólo protegía su propio interés introduciendo una discriminación injustificada respecto de los productos alimenticios y bebidas adquiridos en establecimientos que se encontraban en el exterior.

FACUA y sus organizaciones territoriales ya han denunciado a quince festivales por este motivo en 2019. En las últimas semanas, se han presentado denuncias contra los organizadores del Black is Back y el Download Festival, ambos en Madrid, el Holika Festival de Navarra, el Conexión Valladolid, el Interestelar Sevilla, el Tomavistas de Madrid, el Iruña Rock Festival, el Spring Festival de Alicante, el Palencia Sonora, el Festival de Les Arts de Valencia, el BBK Music Legends Fest de Vizcaya, el Azkena Rock de Vitoria, el Paraíso Festival, el O Son do Camiño de Santiago de Compostela, además de reclamar al Ayuntamiento de Córdoba que permitiera el acceso con alimentos del exterior al concierto de Rosalía del pasado día 15. Las denuncias se han realizado ante las respectivas autoridades de consumo autonómicas.

Ya somos 224.167