Responsabilidad social empresarial

En los últimos años se aprecia un incremento del interés público y privado por la idea de la denominada Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa (RSE o RSC), que desde FACUA saludamos, pues entendemos que dicha actitud puede ser beneficiosa para las propias empresas y para la sociedad en general.

No obstante, existe la preocupación de que detrás de la responsabilidad social empresarial, solo haya el intento de ganar imagen o puro marketing. Creemos que una parte de la empresas posiblemente se mueven con dicho fin, pero otras lo harán porque aunque pretenden mejorar su imagen, a la vez se quieren comprometer con el respeto al medio ambiente, al consumo sostenible, a los derechos de los niños, de las minorías, etc.

A las organizaciones de consumidores nos parece este tema una cuestión de gran relevancia porque la RSE descansa en el concepto de las buenas prácticas, aquellas que las empresas deben sostener, incluso más allá de lo que les obligue la legislación vigente en cada país donde operen, fundamentalmente en su relación con el medio ambiente, con sus trabajadores y con los consumidores en general. Las buenas prácticas son el mejor indicador de que estamos ante empresas confiables, que no solo respetan las normas y cumplen con sus obligaciones, sino que quieren aportar algo más a la sociedad.

Partiendo de lo dicho, la RSE implica acciones corporativas que, además de no causar daños, aporten algo para solucionar problemas específicos como el medio ambiente, la pobreza, avanzar en justicia para los trabajadores, para los consumidores y para los ciudadanos en general. Es decir, las obligaciones de la empresas deben ir más allá de las normas que regulan el desarrollo de los negocios.

La Responsabilidad Social Empresarial ha ido adquiriendo, como consecuencia de los profundos cambios tecnológicos, comunicacionales y sociales experimentados en el mundo, una dimensión político social que ha motivado dos importantes iniciativas internacionales: el llamado Pacto Global, auspiciado por las Naciones Unidas, y la propuesta de la Comisión Europea de establecer un marco regional para la responsabilidad social empresarial.

Para FACUA, las razones que están provocando que el tema de la res-ponsabilidad social empresarial se esté convirtiendo crecientemente en un tema de interés y debate, son las siguientes:

Un primer factor es la globalización de los mercados, que estandariza las exigencias de los países, mas allá de que existan o no políticas ambientales estrictas o demandas de responsabilidad social para las empresas en sus respectivos estados.

Solo así se puede competir en mercados globalizados y por ello, las empresas deben elevar sus estándares y obligaciones.

Un segundo factor que explica el interés existente por la responsabilidad social empresarial, es la mayor conciencia y movilización de los consumidores en todo el mundo.

Grandes empresas como Nike, The Gap y Talismán Energy, ya sintieron la presión de los consumidores, dirigida a cambiar sus políticas corporativas. No es extraño entonces que escuchemos afirmaciones como que los consumidores están empezando a exigir las biografías éticas de las empresas antes de adquirir sus productos y esta tendencia seguirá creciendo.

Para las asociaciones de consumidores el interés por este tema no es nuevo, pues fomentar un comportamiento ético de las empresas andaluzas y especialmente de las transnacionales es una preocupación mantenida en FACUA desde hace muchos años.

Por ello nuestra Federación ha venido firmando acuerdos de colaboración con gran cantidad de empresas para el fomento de buenas prácticas y para establecer fórmulas que permitieran la solución de las reclamaciones de los consumidores, acuerdos que incluso pretendían ir más allá de los que establecía el propio marco normativo.

Para FACUA existen materias muy sensibles que las empresas andaluzas y españolas deberían asumir en sus iniciativas de responsabilidad social en sus operaciones realizadas en Andalucía, España y la UE, pero también en el resto de los países en desarrollo donde operen.

Algunas de estas materias son las siguientes:

- El respeto por las leyes y por la libre competencia.

- El desarrollo de prácticas comerciales transparentes que no abusen de la falta de conocimientos y experiencia de los consumidores.

- El respeto por las normas nacionales e internacionales que hagan que los productos y servicios distribuidos a los consumidores sean seguros, respetuosos con el medio ambiente, se puedan usar para los fines a los que están destinados y que sean regularmente controlados por las empresas.

- La necesidad de proporcionar información veraz, clara y oportuna, cuidando que el nivel de información sea el mismo en todos los países en que opera la empresa.

- La entrega de garantías efectivas a los consumidores por los bienes defectuosos y hacerlo mas allá de cualquier obligación legal.

Ya somos 198.213