Bruselas multa a Qualcomm con 242 millones por vender por debajo del coste chips 3G

El Ejecutivo comunitario la acusa de incurrir en una práctica de precios predatoria entre 2009 y 2011, al vender sus componentes a Huawei y ZTE de esta forma para eliminar del mercado a su competidor Icera.

Bruselas multa a Qualcomm con 242 millones por vender por debajo del coste chips 3G
Imagen: Qualcomm.

La Comisión Europea ha impuesto a Qualcomm una multa de 242 millones de euros por abuso de posición dominante en el sector de los chips de tercera generación (3G) para conectar teléfonos inteligentes y tabletas a las redes móviles.

El Ejecutivo comunitario acusa a Qualcomm de incurrir en una práctica de precios predatoria entre 2009 y 2011, al vender sus chips 3G a Huawei y ZTE por debajo de su precio de coste, con el objetivo de eliminar del mercado a su competidor Icera, algo que es ilegal en virtud de las normas antimonopolio de la UE.

"Qualcomm ha vendido estos productos a un precio por debajo del coste a clientes clave con la intención de eliminar a un competidor", ha denunciado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, para justificar la multa impuesta.

Vestager ha asegurado que "el comportamiento estratégico de Qualcomm ha impedido la competencia y la innovación en este mercado, ha limitado la oferta disponible a los consumidores en un sector con una demanda y potencial enormes para las tecnologías innovadoras", algo "ilegal" según las normas antimonopolio de la UE.

En rueda de prensa posterior, la comisaria ha explicado que Qualcomm, a pesar de que vendía el 60% de estos chips a nivel mundial, identificó en 2010 a Icera como "una amenaza real", no solo en el caso de los chips para tarjetas de datos sino también por su temor de que comenzara a ofrecer también chips 3G para teléfonos inteligentes. Así, Qualcomm comenzó a vender chips con el sistema de telecomunicaciones móviles universal (UMTS) de tercera generación 3G por debajo del precio de coste a dos clientes "estratégicos" como Huawei y ZTE.

Ambas empresas chinas eran "esenciales para que Icera pudiera tener éxito en el mercado" y como resultado le impidieron ganarse "reputación" como proveedor a gran escala y le privó "de fondos que necesitaba para desarrollar chips para los estándares de 4G", ha subrayado Vestager, que ha recordado además que la empresa Nvidia, que compró Icera en 2011, abandonó el negocio de los chips en 2015.

Vestager ha justificado la multa de 242 millones, equivalente al 1,27% del volumen de negocios de Qualcomm en 2018, dada la "gravedad y duración de la infracción". La comisaria ha asegurado que la decisión del Ejecutivo comunitario apoyará cualquier acción por daños provocada por la política de precios predatoria de Qualcomm ante tribunales nacionales.

"Es una prueba vinculante" sobre un comportamiento "ilegal", ha puntualizado, recordando que la última multa que Bruselas impuso por un caso de política de precios predatoria "fue hace 16 años". Vestager ha admitido que la resolución ha llevado un tiempo, tras recordar que la investigación a Qualcomm se abrió en 2015.

El Ejecutivo comunitario multó en 2018 a Qualcomm con 997 millones por exigir exclusividad a Apple en el uso de chips a cambio del pago de cantidades "significativas" de dinero, algo ilegal bajo las normas de la Unión Europea.

"En este caso y el de hoy, el objetivo de Qualcomm era el mismo, proteger su posición dominante", ha concluido Vestager, que ha dejado claro que las decisiones del Ejecutivo comunitario "siempre" buscan proteger a los consumidores europeos, permitir la oferta y la competencia.

Con todo, la comisaria ha admitido que no tiene pruebas de que Qualcomm supiera que su actuación, a la luz de las normas antimonopolio europeas, "fuera ilegal" y ha admitido la dificultad en ocasiones para las empresas de saber la jurisdicción aplicable que deben respetar.

Ya somos 225.101