La OPA

En la OPA de Gas Natural sobre Endesa observamos cómo sectores con intereses distintos a los de los consumidores se pronuncian aparentemente para defenderlos, sin haberse preocupado en conocer las opiniones de quienes los representamos.

Así, constatado el fracaso del modelo de liberalización del sector del gas y especialmente del eléctrico, eran inevitables profundos movimientos que corrigieran el rumbo. La incógnita estaba en saber en qué dirección se producirían. El riesgo era que triunfaran las tesis de aquellos que pretenden debilitar el mercado regulado -deteriorando la calidad del servicio, subiendo desproporcionadamente las tarifas- con la intención de expulsar a los consumidores al mercado libre donde encontrarían "algo mejor", aunque convénzanse, peor de lo que en la actualidad todos tenemos.

Los datos que se conocen sobre c ómo afectará la OPA a los consumidores parecen orientarse en la dirección correcta, ya que la competencia o lo es para mejorar lo que hay y favorecer a los usuarios domésticos o para nosotros no tiene sentido. A los consumidores lo que nos interesa no es que existan muchas compañías, sino que las que haya cuenten con los recursos necesarios para dar un servicio de calidad a un precio razonable y asequible.

Así, no sólo no nos preocupan operacionescomo la de Gas Natural, sinoque nos parecen positivas si realmente cumplen con su compromiso público de aprovechar sus sinergias para hacer más atractivo el mercado libre, reforzando al tiempo con decisión el mercado regulado. En ese escenario nos encontraremos, en cualquier otro solo encontraran nuestro rechazo.

Lamentamos no obstante que Endesa no haya negociado; su experiencia en el sector eléctrico y sus capacidades no deberían dilapidarse en este proceso que debe culminar con éxito.

Ya somos 198.356