Derecho a participar en el Consejo de Consumidores y Usuarios

El Ministerio de Sanidad y Consumo trata de relanzar el funcionamiento del Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU), el máximo órgano de participación y consulta de los consumidores españoles, tal como establece el artículo 22 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios de 1984 y que en la actualidad se encuentra en una situación de total precariedad. Su mandato finalizó hace cinco años y sin embargo se ha mantenido su funcionamiento de manera irregular por parte del anterior Gobierno del Partido Popular y con un cierto consentimiento tácito de las propias organizaciones de consumidores que formaban parte del CCU.

Por causas nunca explicadas ni justificadas, desde la finalización de su mandato, se ha mantenido el funcionamiento del Consejo de una forma forzada y sin legitimidad, otorgándole a su Comisión Permanente provisionalmente durante cinco años, todas las competencias que reglamentariamente le correspondían a su Pleno.

Durante este largo período de provisionalidad y en el último año de la anterior legislatura, el Gobierno del PP trató de constituir un nuevo Consejo. Pero la propia composición que iba a tener y el recurso presentado por algunas organizaciones, que entendieron que se habían producido irregularidades a la hora de medir los niveles de representatividad o al considerar como asociaciones de consumidores a entidades que no deberían de tener dicho reconocimiento, ha servido posiblemente de argumento al nuevo Gobierno socialista para guardar en el cajón de los olvidos el proceso puesto en marcha por el anterior e impulsar la creación de un nuevo Consejo que pueda ser un reflejo de la actual configuración del movimiento de defensa de los consumidores españoles.

Desde FACUA hemos saludado y apoyado la iniciativa del Ministerio de Sanidad y Consumo de convocar la constitución de un nuevo Consejo de Consumidores y Usuarios que ponga fin a la actual situación irregular y de precariedad en la que se está moviendo desde que finalizó su mandato.

Asimismo, FACUA ha pedido a la ministra de Sanidad y Consumo que se fomente la constitución de un Consejo que pueda asumir de verdad y sin complejos la representatividad real de los consumidores españoles. Para ello, demandamos que esté formado por todas las organizaciones de ámbito nacional que de verdad estén trabajando en la actualidad en la defensa de los intereses y derechos de los ciudadanos en su calidad de consumidores y usuarios.

Junto con esta petición, FACUA-Consumidores en Acción ha solicitado la promulgación de una Ley que regule a las Asociaciones de Consumidores y establezca claramente sus funciones y su papel en la sociedad, con el fin de evitar que organizaciones cuyos fines no sean claros o no se ajusten a los preceptos legales que establece el artículo 21 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, puedan estar inscritas en el registro oficial de dichas asociaciones.

El movimiento de consumidores español necesita que las organizaciones que lo integran realicemos una profunda reflexión sobre la situación en la que nos encontramos y sobre nuestro papel en la sociedad. Debemos afrontar con responsabilidad la necesidad de encontrar fórmulas que nos permitan agruparnos en tres o cuatro grandes confederaciones y evitar la actual atomización. Tenemos que reflexionar también sobre nuestra intervención frente a los retos de una mercado tan agresivo como el actual para combatir los fraudes y los abusos que sufren los consumidores.

En este panorama actual, donde no existe una norma clara que permita medir la representatividad y la actividad de las organizaciones de consumidores, FACUA, una de las organizaciones más activas del movimiento consumerista español, tiene derecho a estar representada en el nuevo Consejo de Consumidores y Usuarios. No entenderíamos que se establecieran trabas administrativas, no puestas nunca con anterioridad, que impidieran que dicha organización no pudiera formar parte del máximo órgano consultivo y de representación de los consumidores, ya que su número asociados, su implantación territorial, sus sedes abiertas, sus actividades y su capacidad de intervención en el mercado, es claramente superior a una buena parte de las organizaciones que hoy integran el CCU en funciones.

FACUA-Consumidores en Acción espera que el buen hacer del Ministerio de Sanidad y Consumo y del propio Instituto Nacional del Consumo facilite la constitución de un Consejo que refleje la realidad del movimiento de consumidores, permita que formen parte de él las organizaciones mas activas y representativas y se establezcan los criterios adecuados para medir y comprobar dicha actividad y representatividad.

Ya somos 190.934