La reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía

El Parlamento de Andalucía ha pedido la comparecencia de los agentes económicos y sociales y otras entidades e instituciones representativas, entre las que se ha encontrado FACUA, para que emitan su parecer sobre el proceso abierto por la Junta, para la reforma del Estatuto de Autonomía para Andalucía, impulsando así un debate necesario en nuestra sociedad, pues si bien no podemos dejar de reconocer que el tema de la reforma de nuestro Estatuto preocupa a una parte importante de los andaluces y andaluzas, sin embargo no creemos que en estos momentos despierte el interés necesario para que la citada reforma responda de verdad a la voluntad mayoritaria del pueblo andaluz, de la misma manera que lo fue en el momento de su aprobación en 1981.

Por ello, desde FACUA Andalucía hemos valorado muy positivamente la iniciativa puesta en marcha en diciembre de 2003 por la Junta de Andalucía, con la aprobación de las Bases para la Reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía, pues con ello se ofreció al conjunto de nuestra sociedad, no solo a los distintos partidos parlamentarios, la posibilidad de participar en el debate y reflexiones que la propia Junta realizaba con dicho documento. Sin embargo tenemos que decir que lamentablemente la difusión que ha tenido dicho documento no ha sido lo amplia que hubiera sido deseable y por ello, debemos de partir del hecho de que la reforma de nuestro Estatuto no alcanza en nuestra comunidad el interés, que si pueden tenerlo en sus respectivas comunidades la reforma de los estatutos catalán o vasco, por poner dos ejemplos claros.

Por ello, consideramos que es necesario seguir propiciando una mayor participación social por parte del conjunto de las instituciones y entidades que conforman el mosaico de nuestra comunidad, con el fin de lograr que la necesaria reforma de nuestro Estatuto sea algo asumido y comprendido por el conjunto de la misma y por ello respalde con el mismo calor que a principio de los ochenta, el nuevo texto del Estatuto de Autonomía. Debemos evitar que la necesaria reforma se convierta en un experimento de laboratorio, aunque este laboratorio sea un lugar tan importante como lo es nuestro parlamento.

Desde FACUA Andalucía, creemos que sería conveniente que en todo este debate necesario hasta la aprobación de un nuevo texto estatutario, los partidos políticos que conforman este Parlamento por voluntad del pueblo andaluz, asuman un claro papel de defensores de los logros alcanzados por nuestra Comunidad, gracias al autogobierno que nos permitió el Estatuto que conquistamos en su día y que ahora se pretende reformar. Creemos que al margen de las discrepancias legítimas que se deben producir a la hora de valorar las acciones propias del gobierno, todos los partidos deben defender sin ninguna fisura la utilidad y las ventajas que entraña la autonomía y el autogobierno para avanzar con mas velocidad en la superación de las antiguas lacras que nuestra tierra tuvo que heredar de largos siglos de explotación y marginación.

Partimos por tanto de la afirmación de que el actual Estatuto de Autonomía, si bien no se ha logrado cumplir en su integridad y no se ha podido desarrollar en todas sus potencialidades, ha sido un instrumento muy útil que ha permitido a nuestra comunidad dar un salto gigantesco si tenemos en cuenta el punto del que partíamos. El pueblo andaluz debe recibir de sus partidos políticos, un mensaje claro de que su lucha y su unidad por conquistar la autonomía, no solo fue necesaria, sino que además ha servido claramente para poder defender mejor sus intereses sociales, económicos y políticos como pueblo diferenciado dentro del Estado Español.

Junto a ese mensaje positivo y movilizador, cada partido, cada organización y cada ciudadano, deberá acompañar sus propias reflexiones sobre que cosas no se han hecho y que cosas quedan por hacer para lograr nuestra convergencia con las comunidades mas avanzadas del estado español y con las de la Unión Europea y por ello señalar los cambios que hay que introducir en la herramienta del autogobierno para facilitar dichos logros, pues entendemos que la autonomía y el Estatuto no deben ser un fin en si mismo, sino los instrumentos para seguir avanzando en las transformaciones sociales, políticas y económicas que nuestra sociedad necesita, para alcanzar nuevas metas de justicia social, de bienestar y de solidaridad.

Ya somos 203.747