FACUA, en la Internacional de Consumidores

FACUA-Consumidores en Acción ha sido admitida en el mes de noviembre de 2004 como asociado en la Internacional de Consumidores (Consumers International), una federación de organizaciones de consumidores, de carácter independiente, dedicada a la protección y a la promoción de los intereses de los consumidores de todo el mundo a través de la creación de instituciones, la educación, la investigación y la representación ante los organismos internacionales, que cuenta en la actualidad con unos 250 miembros en más de 115 países.

El último Consejo de la Internacional de Consumidores, celebrado en Pekín (China), ha aprobado el ingreso de FACUA junto al de otras siete organizaciones de Chile, Costa Rica, EE.UU., Filipinas, Hungría, Malí y Yemen.

Con su fundación, hace ahora más de cuarenta años, los líderes del movimiento de consumidores reconocieron en 1960 la necesidad de actuar colectivamente en el escenario internacional. Pero como declaró en su último Congreso celebrado en Lisboa en 2003 la actual presidenta de la Internacional de Consumidores, la brasileña Marilena Lazzarini, "lo imperioso se ha tornado incluso más urgente desde que las Directrices de las Naciones Unidas para la Protección del Consumidor confirmaran la relevancia de los derechos del consumidor en 1985. El fin de la guerra fría, la expansión de las economías de mercado y de las corporaciones multinacionales, la creación de la Organización Mundial del Comercio y las crecientes amenazas contra la estabilidad económica y social internacional han intensificado los desafíos".

Partiendo de este compromiso de actuar colectivamente con el resto de las organizaciones de consumidores del mundo, FACUA ha querido formar parte de la Internacional de Consumidores y con ello redoblar sus esfuerzos en la solidaridad internacional con los consumidores de los países pobres y en desarrollo, hoy víctimas de atropellos y abusos de todo tipo por parte de numerosas empresas multinacionales que operan en dichos países, muchas de las cuales son europeas e incluso españolas, a la vez que actuar unidos con las organizaciones de los países de la Unión Europea para reforzar la defensa de los derechos de los consumidores europeos.

El ingreso de FACUA en la Internacional de consumidores es el colofón a un proceso de cooperación que nuestra organización ha venido desarrollando desde 1996 en un amplio número de países latinoamericanos, entre los que se encuentran Argentina, Cuba, Chile, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Uruguay, en los que hemos ayudado a gestionar la financiación de proyectos que han redundado en beneficio de los consumidores de dicho países, a través de la realización de cursos de formación, la edición de publicaciones o la organización de campañas informativas, entre otras actividades, todo ello en el marco de los convenios de colaboración que tenemos firmados con organizaciones de defensa de los consumidores en dichos países.

Frente a una globalización de los mercados que está provocando nuevas desigualdades entre los consumidores de los distintos países, hay que globalizar la acción de las organizaciones de consumidores para defender nuestros intereses y derechos por encima de las fronteras y de los intereses locales de los países poderosos y de las empresas transnacionales, que son las que más se benefician del actual modelo de globalización.

Las organizaciones de consumidores debemos globalizar la solidaridad y enarbolar la bandera de la justicia social y del reparto equitativo de la riqueza de nuestro planeta. Los consumidores de los países ricos y desarrollados debemos entender que nuestro bienestar y el consumismo insostenible en el que estamos inmersos, no puede ni debe mantenerse a costa de las desigualdades y de impedir el acceso al mercado a millones de consumidores en buena parte del mundo que carecen de los más elementales medios para vivir con dignidad.

La Internacional de Consumidores deberá apostar, con más fuerza que nunca, por la necesidad de que todas las empresas adopten conductas de responsabilidad social y se acaben los dobles estándares y la doble moral que las mismas aplican en los países europeos, Japón, Canadá o Estados Unidos, donde sus marcos legales son muy diferentes a los que están aplicando en los países de Asia, África o América Latina, donde se producen gravísimos abusos contra los consumidores y usuarios, muchas veces con la complicidad de los gobiernos locales.

Ya somos 198.108