Tecno

Uber y su publicidad viciada

La emblemática empresa de VTC imita antiguas prácticas de las telefónicas para recopilar datos de sus usuarios y usarlos para otros negocios de su grupo.

Por Jesús Acevedo

Hace una década, el hecho de tener que contratar un servicio de un grupo de empresas o de una empresa que tuviese varias líneas de negocio diferenciadas nos obligaba como usuarios a tener que aceptar irremediablemente el envío de publicidad de todas las líneas de negocio de la empresa y de su grupo, incluso de entidades ajenas que tenían cualquier acuerdo de colaboración.

Paradigmático era el caso de Telefónica. Si contratabas una línea de teléfono estabas obligado a tener que recibir comunicaciones comerciales de todas las empresas del Grupo Telefónica con el fin de ofrecerte cualquier tipo de servicio, aunque no tuviera nada que ver con el objeto principal del contrato que habías podido firmar. Por ejemplo, recibirías publicidad de agencias de viajes, servicios de financiación o incluso de dispositivos electrónicos con el fin de engrosar las arcas de la empresa matriz.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 45.589