Altos cargos de Thomas Cook cobraron 40 millones de euros en bonus antes de la quiebra de la compañía

El Parlamento británico y la Autoridad Financiera del país estudian abrir una investigación.

Altos cargos de Thomas Cook cobraron 40 millones de euros en bonus antes de la quiebra de la compañía

Tres de los ejecutivos que estuvieron al frente del gigante de viajes Thomas Cook durante los últimos doce años cobraron casi 40 millones de euros en bonus antes de la quiebra de la compañía a causa de "agresivas estrategias comerciales" y métodos contables "cuya honestidad está puesta en duda".

Los directivos de la compañía se embolsaron complementos salariales millonarios pese a las advertencias y temores de que el turoperador se dirigía hacia la quiebra. El primero de ellos, Manny Fontela-Novoa, cobró en cuatro años más de 17 millones de euros. El proceso de expansión que dirigió dejó en la empresa una deuda de más de 1.000 millones, mientras que la fusión que impuso con MyTravel supuso el despido de 2.800 trabajadores.

La sucesora de Fontela-Novoa tras su dimisión en 2011, Harriet Green, se embolsó más de 10 millones de euros extra. Destinó una tercera parte a caridad después de que durante su mandato al frente de la compañía fallecieran dos niños en unas instalaciones de la empresa en Grecia por inhalación de monóxido de carbono. El director de Thomas Cook hasta el momento de la quiebra, Peter Frankhauser, recibió más de cuatro millones en complementos salariales.

Investigación a las cuentas de la compañía

La Autoridad Financiera británica, junto con la Comisión de Economía del Parlamento, han anunciado que estudian abrir una investigación completa, tanto de los pagos a los ejecutivos de Thomas Cook como a las auditorías que controlaban las cuentas de la empresa, EY y PwC. La diputada Rachel Reeves, miembro de la Comisión de Comercio, ha advertido de que "deben responder cuestiones muy serias, sobre sus prácticas contables, su política de retribuciones y sobre la estrategia financiera de la compañía".

Por su parte, el portavoz económico en el Parlamento del Partido Laboralista, John McDonell, ha exigido la devolución de todos esos pagos. Mientras, el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha mostrado su indignación por el escándalo. "Tengo algunas preguntas sobre si es correcto que los directivos, o quienquiera que sea, el consejo de administración, se paguen a sí mismos grandes sumas de dinero cuando las empresas pueden irse por la borda de esa manera", ha afirmado.

Ya somos 226.470