FACUA considera una irresponsabilidad que Sanidad cierre la crisis de la Listeria sin cambios legales

El Ministerio se ha desentendido de la necesidad de modificar la legislación en materia de seguridad alimentaria para corregir las graves carencias en los protocolos de inspección y comunicación.

FACUA considera una irresponsabilidad que Sanidad cierre la crisis de la Listeria sin cambios legales
Imagen: Europa Press.

FACUA-Consumidores en Acción considera una grave irresponsabilidad que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social pretenda cerrar la crisis de la Listeria en productos del entramado empresarial Magrudis (La Mechá) sin emprender cambios legales que contribuyan a evitar nuevos casos como éste en el futuro y las carencias en la información a los consumidores que han acompañado al mismo.

La asociación critica que el Ministerio se haya limitado a anunciar, este lunes, que ha finalizado el seguimiento del brote de listeriosis a nivel nacional. Sanidad se ha desentendido de la necesidad de modificar la legislación en materia de seguridad alimentaria para corregir las graves carencias en los protocolos de inspección y comunicación, denuncia FACUA.

Durante la crisis alimentaria, la ministra de Sanidad, Luisa Carcedo, ni siquiera ha mantenido una reunión con las organizaciones de consumidores representativas para analizar la situación y valorar los cambios que hacen falta para acabar con las carencias regulatorias que facilitan la laxitud en los plazos con los que las autoridades sanitarias autonómicas y locales inspeccionan a las empresas del sector alimentario.

Más transparencia

La transparencia hacia los consumidores también es una asignatura pendiente, señala la asociación, dada la insuficiente información que las administraciones competentes difunden cuando se producen determinadas alertas alimentarias y la lentitud con la que ésta se da a conocer.

En el caso Magrudis, fue FACUA la que dio a conocer que eran productos de la marca La Mechá los que estaban provocando los casos de listeriosis un día después de que la Junta de Andalucía lo hubiera confirmado y decidido no hacerlo público todavía. Por su parte, desde que Andalucía informó al resto de comunidades autonómas y el Ministerio, la web de su Agencia Españolade Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) tardó cuatro días en publicar la información en su web, el mismo tiempo que la ministra Carcedo esperó para aclarar que se trataba de una alerta nacional -luego pasó a ser internacional- y no excluvisamente andaluza, como intentó hacer creer inicialmente la Junta.

Agujeros en la normativa

La normativa vigente, advierte FACUA, deja la salud de los consumidores casi totalmente en manos del autocontrol empresarial. Una legislación que se desentiende de la posibilidad de que ciertas empresas, como ha ocurrido con la trama Magrudis, puedan falsear el cumplimiento de esos mecanismos de autocontrol y esconda resultados analíticos por los que se haya detectado la presencia de bacterias tan peligrosas como la Listeria.

La asociación ha reclamado la introducción de quince cambios legales y en los protocolos de inspección y comunicación, que implican la modificación de la normativa estatal, autonómica y municipal y la dotación de más recursos humanos para los cuerpos inspectores de las administraciones.

En opinión de FACUA, el caso Magrudis podría haberse evitado si la normativa y los protocolos de control no tuviesen tantos agujeros como los que la asociación ha identificado.

Únete a la plataforma de afectados por la carne mechada La Mechá
Ya somos 315