Securitas Direct siguió cobrando a un socio de FACUA Madrid pese a haber dado de baja el contrato

El usuario decidió acabar su relación con la compañía después de que robaran en su casa y la alarma no avisara a la central. Le había cobrado 337 euros por sustituirla por una nueva.

Securitas Direct siguió cobrando a un socio de FACUA Madrid pese a haber dado de baja el contrato
Imagen: flickr.com/daquellamanera (CC BY 2.0).

Securitas Direct siguió cobrando a un usuario pese a haber dado de baja el contrato y haberlo hecho por incumplimiento de la propia empresa. Tras la reclamación de FACUA Madrid, la compañía ha anulado al usuario la factura de 52 euros que le cargó de forma indebida, además de devolverle los 337 euros que le había hecho pagar por la instalación de una alarma nueva tras el fallo de la anterior.

Roberto O.S., residente en Madrid, sufrió a principios de noviembre de 2018 un robo con fuerza en su casa mientras se encontraba vacía. La alarma, instalada por Securitas Direct, llegó a sonar -según atestiguaron los vecinos- pero nunca avisó a la central de la compañía de seguridad ni al propio usuario.

Tras el incidente, Roberto se puso en contacto con la empresa, que le confirmó que la alarma no había enviado ningún aviso a la central y que investigarían lo ocurrido. Dos días después, un técnico de Securitas Direct acudió a su domicilio y le sustituyó el aparato -que los ladrones habían destrozado para evitar que siguiera sonando- por uno nuevo. Pese a que el usuario no tenía nignuna responsabilidad sobre la avería, le facturó 337 euros por esta alarma y se llevó la antigua.

Una semana más tarde, la compañía le envió un informe donde admitía que la alarma no parecía presentar ningún error. "El sistema de seguridad no presentaba ninguna anomalía o fallo que pudiera justificar la falta de recepción de señales, habiéndose comprobado, por el contrario, que en todo momento ha mantenido un correcto funcionamiento", afirmaba en el escrito.

Ante esta situación, Roberto decidió que prefería no seguir confiando la seguridad de su vivienda a Securitas Direct y solicitó la baja del contrato y la retirada del nuevo equipo, así como la devolución de los 337 euros que le había costado este.

Para su sorpresa, y pese a que la compañía aceptó la baja, recibió en diciembre un cargo de 52 euros en concepto de cuota mensual. Al pedir explicaciones a la empresa, esta le comunicó que debía haber solicitado la baja del contrato "con 30 días de antelación", según constaba en una cláusula. El usuario decidió entonces acudir a FACUA Madrid para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos.

El equipo jurídico de la asociación se dirigó a Securitas Direct para instarle a que anulara el cargo por la cuota de diciembre, al entender que la cláusula de los 30 días no resultaba de aplicación. "Nos enfrentamos a una resolución de contrato ocasionada por el previo incumplimiento en lo que respecta a la calidad y fiabilidad del servicio", alegaba en la reclamación.

En este sentido, el artículo 1.124 del Código Civil otorga a las partes de un contrato "la facultad de resolver las obligaciones para el caso de que uno de los obligados no cumpliere con lo que le incumbe", mientras que el 1.902 del mismo cuerpo normativo establece que "el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado".

Además, recordó a la compañía que debía devolver los 337 euros que le costó la nueva alarma, ya que su instalación se produjo cuando Roberto "aún pensaba que serían capaces de hallar y corregir el origen del fallo". "De haber conocido los resultados que finalmente arrojaron el análisis de la alarma atacada jamás hubiera requerido más servicios, toda vez que se quebró irremediablemente la confianza depositada en el sistema", concluía la asociación en el escrito.

Finalmente, tras la acción de FACUA Madrid, Securitas Direct ha procedido a anular el cargo de 52 euros por la cuota de diciembre, retirar la alarma de casa de Roberto y le ha devuelto los 337 euros que le cobró por ella. "En consecuencia, finalizará la relación contractual que existió en su momento sin que quede saldo ni obligación pendiente alguna derivado de la misma", concluye la empresa.

Ya somos 228.196