Gasto farmacéutico

Resulta interesante que desde sectores autorizados de la industria farmacéutica se reabra públicamente el debate sobre el gasto farmacéutico en unos momentos como éste, a las puertas casi de un largo proceso electoral, y que lo hagan abogando, sin recato alguno, por recurrir al copago como medida que contribuya a disminuir el consumo de medicamentos y en consecuencia moderar el crecimiento del gasto.

El debate en todo caso existe desde hace años detrás del telón, aflorando sólo en momentos extremos, cuando algún sector ve peligrar sus intereses. Por eso llama poderosamente la atención que precisamente ahora los laboratorios hayan señalado a los ciudadanos, tratando que los pensionistas y el resto de los trabajadores carguen con el mochuelo.

En realidad su posición no deja de ser claramente defensiva, ya que sienten amenazados sus desproporcionados beneficios, habida cuenta que la mayoría de la sociedad considera insostenibles unos ingresos que crecen anualmente por encima del 10%, bien sea encareciendo los precios de los medicamentos o utilizando sus poderosos recursos para disparar su consumo.

Compartimos con los laboratorios que a quien tiene que tomar las medidas le tiembla el pulso, pero en este caso para frenar su voracidad.

Ya somos 203.657