Ya lo advertimos

Existe una creciente y justificada preocupación en la sociedad, particularmente en la andaluza, por el significativo incremento del número de cortes en el suministro eléctrico y por el aumento en la duración de los mismos.

En ello están incidiendo sin duda múltiples factores, la mayoría directamente achacables a las suministradoras y otros puntuales a distintos agentes externos.

Tras todo ello está el fracaso, anunciado reiteradamente desde FACUA, del modelo de liberalización del sector eléctrico diseñado por el Gobierno central, que prometía bajadas de tarifas, mejora de la calidad del servicio y competencia, mucha competencia para que los usuarios pudieramos elegir empresa suministradora.

Las eléctricas, en su acción conjunta de presión para hacer cambiar la bondadosa posición inicial del Gobierno con respecto a la bajada de tarifas, disminuyeron o retrasaron las inversiones para mejorar, reforzar y ampliar las redes de baja y media tensión y ahora estamos sufriendo las consecuencias.

Añándanle a ello un cierto temor en las empresas eléctricas con que pudiera desatarse una guerra de redes (competencia en el ámbito de la distribución) junto a su desmedido afán en sus políticas de ahorro de costes y encontraremos las causas fundamentales que están originando esta situación cuasi tercermundista.

El resultado no ofrece dudas, las tarifas han comenzado a subir, la calidad a empeorar y la competencia dirigida a los usuarios no aparece por ningún lado. Y esto es sólo el comienzo.

Ya somos 198.329