Bio

Esther Vivas: "El Estado debe crear condiciones para favorecer una maternidad feminista y emancipadora"

Con su libro 'Mamá Desobediente. Una mirada feminista a la maternidad', pone en el centro del debate social la experiencia de la maternidad, que considera que tiene repercusión pública, política y colectiva.

Por Ángeles Castellano

La periodista Esther Vivas (Sabadell, 1975) tenía su carrera orientada hacia cuestiones como la soberanía alimentaria, el consumo responsable y los movimientos sociales. Muy implicada en el movimiento antiglobalización, cuando vivió su propia experiencia de la maternidad, descubrió en primera persona cómo todo lo que implica la crianza había sido olvidado por los movimientos sociales y, en cierta forma, incluso resultaba una experiencia estigmatizada por el propio feminismo. Con su último libro, Mamá Desobediente. Una mirada feminista a la maternidad (Capitán Swing, 2019), pretendía poner la experiencia de gestar, parir, lactar y criar en el centro del debate social, haciendo tanto un recorrido histórico de las posiciones ideológicas en torno a un acto natural, el de la reproducción, hasta un verdadero posicionamiento político en torno a la mujer y las violencias que se ejercen en la actualidad sobre ella desde el momento que decide ser madre. En pocos meses, esta obra ha logrado tres ediciones en castellano y tres en catalán (en este idioma, publicado por la editorial Ara Llibres). En conversación telefónica con Consumerismo, muestra su admiración por el trabajo de FACUA-Consumidores en Acción, y mantiene un diálogo reflexivo, pausado, meditado, sobre las cuestiones que presenta en una obra llamada a estar en el centro del debate social.

El libro Mamá desobediente. Una mirada feminista a la maternidad pretende ofrecer una mirada feminista sobre la maternidad. ¿Por qué crees que la maternidad debe ser política?

A la maternidad siempre se le ha dado un carácter individual. Se considera un asunto privado, cuando debería ser público, político y colectivo. Evidentemente, la experiencia materna parte de lo individual, pero tiene repercusiones sociales políticas y económicas que van mucho más allá del ámbito privado. En realidad, esta invisibilización que ha sufrido la maternidad tiene mucho que ver con cómo el patriarcado la ha utilizado para supeditar a las mujeres. Creo que, ante esta imposición patriarcal, de la maternidad entendida como destino único de las mujeres, hay que politizarla en un sentido feminista y emancipador. No debería implicar que las mujeres se queden en casa, cuidando en soledad, sino que se le debería dar el valor social, político y económico que le corresponde y se le ha negado.

El libro tiene tres partes. En la primera, Maternidad en disputa, tratas sobre la dificultad de colectivizar la maternidad, de hacerla social y, por tanto, de preocupación colectiva. De hecho, al inicio mencionas que la literatura siempre parte de la propia experiencia y precisamente tú también abordas tu propia experiencia aquí. ¿Qué tendría que cambiar para que realmente se tome conciencia de que la maternidad es una responsabilidad colectiva, más allá de las experiencias individuales de madre y padres?

Es necesario un cambio político que, como defienden las economistas feministas, pasa por poner los cuidados en el centro de la economía, la política y la vida. No se trata de reivindicar una mirada reaccionaria a los cuidados, sino una emancipadora. Hay que plantearse qué sería de las sociedades humanas sin nadie que cuidase a las personas dependientes, enfermos, criaturas, personas mayores… Desde este punto de vista, la maternidad y la crianza forman parte del trabajo de cuidados, que históricamente se ha invisibilizado y considerado que era una tarea que teníamos que hacer las mujeres. Gratis, además. Sin embargo, desde el punto de vista de la economía feminista, hay que revalorizar los cuidados y darle importancia que deben tener. Y para ello deben ser asumidos como una tarea colectiva en la que, además, el Estado debe tener una responsabilidad. La maternidad debe ser una tarea de todos: madres, padres y de la sociedad en general. El Estado debe destinar recursos para que pueda ser una realidad, un derecho, y no una quimera o un privilegio como está ocurriendo, en parte, hoy en día.

¿Y cómo se aterriza esto? ¿Qué medidas reales se pueden tomar para poner realmente los cuidados en el centro?

Es fundamental mirar a las políticas públicas que promueven la maternidad más allá de ayudas concretas. Defender la maternidad, promoverla, no sólo implicar dar ayudas cuando las mujeres tenemos criaturas, sino que se deben crear las condiciones socioeconómicas necesarias para que las mujeres, y las parejas, puedan tener criaturas cuando quieren, algo que actualmente no sucede. Hoy día, la precariedad laboral y salarial hace que muchas mujeres y parejas tengan que posponer la maternidad hasta una edad en la que su tasa de fertilidad ha empezado a caer de una manera significativa, y esto la convierte más en un privilegio que en un derecho. No tienes hijos cuando quieres, sino cuando puedes. Por tanto, promover la maternidad implica crear las condiciones socioeconómicas adecuadas para que se puedan tener criaturas cuando se desee. A la vez, implica una serie de cambios en el modelo sociolaboral para que la maternidad no sigas siendo penalizada y la crianza no se vea como un lastre en la carrera profesional.

Las políticas que se llevan a cabo para encajar en el mercado de trabajo la maternidad y la crianza, ven a esta última como un problema, cuando en realidad se tendría que modificar el panorama laboral para que esto no ocurriera. Por ejemplo, actualmente se habla de fomentar unos permisos iguales e intransferibles de padres y madres que buscan encajar la crianza con unos permisos para ambos de sólo 16 semanas, que son extremadamente cortos. En particular, el permiso de maternidad acaba siendo incompatible con una lactancia materna exclusiva de seis meses, porque a los cuatro la mujer se tiene que incorporar al lugar de trabajo. Al final, lo que se busca es encajar la maternidad en un mercado laboral que, además, es extremadamente hostil a la crianza, cuando lo que se debería hacer es que permitiera tanto la maternidad como la propia crianza. En el caso concreto de los permisos, deberían ser mucho más extensos, en especial el materno, ya que permitiría una lactancia materna exclusiva que es beneficiosa tanto para el bebé como para la madre.

¿Por qué no hay ningún partido político que aborde estas cuestiones? Las medidas que se proponen y las ideas que se lanzan siempre giran en torno a cuestiones enfocadas al mercado laboral, pero nadie recoge otro tipo de planteamientos.

Ocurre que aquellos partidos políticos que reclaman la maternidad y la crianza acostumbran a ser las fuerzas más conservadoras y reaccionarias. Básicamente, reivindican una maternidad en clave patriarcal, utilizándola como un instrumento para controlar el cuerpo de las mujeres. Los mismos que dicen defender la maternidad son los que están en contra del derecho al aborto. Desde mi punto de vista, defender que las mujeres podamos decidir sobre nuestro cuerpo, el embarazo, el parto o la lactancia implica también poder decidir si queremos ser madres, o si queremos abortar en un momento dado. Hay que reivindicar la maternidad en clave feminista y emancipadora, como decía. Los partidos más progresistas acostumbran a tener un complejo de inferioridad cuando se trata de defender la maternidad frente a las formaciones más conservadoras, porque también la entienden en un sentido patriarcal, como una carga para la mujer. Desde un punto de vista progresista, la maternidad debería ser entendida como una tarea central a defender, porque ¿qué harían las sociedades humanas sin mujeres que gestasen, pariesen y diesen de mamar? Con esto no me refiero a tener una idea idílica de la maternidad, sino de darle el valor social, político y económico que tiene y que se la ha negado. Para mí, sólo puede ser entendida en esta clave feminista y emancipadora, poniendo en el centro el derecho a decidir de las mujeres.

Libro de Esther Vivas 'Mamá desobediente. Una mirada feminista de la maternidad' de la editorial Capitán Swing.
Libro de Esther Vivas 'Mamá desobediente. Una mirada feminista de la maternidad' de la editorial Capitán Swing.

 

Todo el tiempo se habla, desde el feminismo, de poner la maternidad o los cuidados en el centro. ¿Pero qué significa eso, cómo se concreta esa idea?

La maternidad necesita más feminismo, y el movimiento feminista debe incluirla entre sus demandas principales. Históricamente, el movimiento feminista ha tenido una relación compleja con ella. En los años 60 y 70, la segunda ola feminista acaba con la imposición de la maternidad y pone en el centro la capacidad de las mujeres para decidir sobre su sexualidad y si quieren o no ser madres. En ese momento, en lugar de abordar las contradicciones del hecho de ser madre, acaba cayendo en cierto discurso antimaternal y antireproductivo, que identifica la maternidad con esta imposición patriarcal sin tener en cuenta que la experiencia maternal va más allá. Es fundamental recuperar las tesis de la activista y poeta feminista Adrienne Rich, que ya a mediados de los años 70 distinguía, en su libro Nacemos de mujer, entre la institución de la maternidad, la impuesta, de la propia experiencia materna. Diferenciaba entre el carácter negativo de la primera y el positivo de la segunda. Esto es fundamental. Por otro lado, el carácter cultural y biológico de la maternidad, que mezcla ambas cosas, es también un tema que incomoda enormemente a un sector del feminismo y de las ciencias sociales, que tienden a negar el carácter biológico de la maternidad, cuando realmente la experiencia materna es cultura pero también biología.

Lo vemos claramente en el embarazo, el parto y el posparto. A veces, desde estas posiciones, se considera que reconocer el carácter biológico de la maternidad es dar la razón a esos sectores reaccionarios que, básicamente, han utilizado la capacidad de las mujeres de tener hijos para imponérnosla. Añadiría que el feminismo que no reconozca el biológico de la maternidad es un feminismo que muestra cierto malestar con el hecho de que las mujeres tengamos la capacidad de tener criaturas. Aquí, es necesario que el feminismo reconozca este carácter biológico y lo valore tal y como hace con el cultural. Ahora que hay un nuevo auge del movimiento feminista es importante que se coloque como una demanda central todo aquello que tiene que ver con la experiencia materna. Hay una nueva generación de mujeres que somos madres y feministas, que hemos crecido en un contexto donde la maternidad, a diferencia de nuestras antecesoras, ya no ha sido una imposición. Creo que esto nos permite aproximarnos a ella y a los debates que genere con menos prejuicios que las mujeres feministas que nos precedieron.

¿Qué medidas urgentes debería adoptar el próximo Gobierno para ayudar y sostener la maternidad?

Por un lado, acabar con la precariedad laboral, con la especulación en la vivienda y con las desigualdades sociales es hacer política a favor de la maternidad, porque crea las condiciones socioeconómicas para que mujeres y parejas puedan tener criaturas cuando quieran. Por otro lado, como ya decía, se tendría que poner el acento en ampliar el permiso de las madres. Es cierto que en muy pocos años el permiso de paternidad ha aumentado de manera significativa, en poco más de dos años ha pasado de dos a ocho semanas, alrededor del 300% de aumento. Esto, sin duda, son buenas noticias para los padres implicados y sus parejas. Pero no se puede desligar esta política de ampliación del permiso paterno de ampliar el permiso de las madres, que es tan extremadamente escaso que no permite la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, como recomiendan todas las instancias de salud. Además, en 30 años, desde 1989, el permiso de maternidad no se ha ampliado, y no está previsto que lo haga. Creo que esto es urgente.

En esta primera parte también abordas la contratación de los vientres de alquiler, de la que te muestras en contra, y los tratamientos de fertilidad. ¿Dónde está el límite? ¿Por qué ovodonación sí y vientres de alquiler no?

Hay que decir que la gestación subrogada no es una técnica de reproducción asistida. Legislar a favor de ella beneficia en buena medida a las grandes empresas de tratamientos de reproducción asistida, pero no se puede comparar con la ovodonación. La gestación subrogada implica la mercantilización de un proceso biológico como es el embarazo, con las consecuencias físicas y emocionales que esto tiene para la criatura y la madre. La madre gestante, a lo largo de los nueves meses que dura el embarazo, no puede decidir sobre su cuerpo, el propio embarazo ni el parto. Lo que lleva a una mujer a hacerse madre gestante so las desigualdades sociales, las desigualdades de clase. Es muy comprensible que una mujer o un hombre quieran ser padres, pero este deseo no puede estar por encima de los derechos de terceros, no puede vulnerar el derecho de esta madre gestante a poder decidir sobre su cuerpo, conocer el bebé que ha dado a luz, tener información del mismo, y no puede pasar por encima del derecho de la criatura a estar en contacto con la madre que lo ha gestado. Los vientres de alquiler vulneran todos estos derechos. También hay que señalar que la maternidad va mucho más allá de la biológica. Es biológico, pero a la vez no. La maternidad puede ser la de una madre adoptiva, la de una madre de acogida o la de ser madre de la criatura de tu pareja, lo que se suele llamar madrastra o madres afines en un lenguaje más empático.

Una de las cosas que más me llama la atención de tu libro es el recorrido histórico que haces sobre el control de la maternidad por el patriarcado, en particular de la relación entre la quema de brujas y el control de la maternidad en la Edad Media. ¿De aquellos polvos, las brujas, vienen estos lodos? ¿Aquella limpieza religiosa es responsable de la medicalización de los partos hoy?

Históricamente, la maternidad había sido tradicionalmente una cuestión de mujeres. Quienes atendían a la mujer en el parto eran otras mujeres. Sin embargo, toda esta experiencia donde la mujer tenía cierta capacidad de decisión y autonomía ha ido desapareciendo de las sociedades modernas hasta tal punto que, ya en la Edad Media con la caza de brujas, vemos la voluntad de la Iglesia y el Estado por arrebatar a las mujeres la capacidad de decidir sobre el embarazo y el parto. Este fue trasladándose de un espacio privado, el de las mujeres, hacia otro que pretendían controlar. Por parte del Estado porque en las sociedades modernas se ha identificado la maternidad como la capacidad de las mujeres para dar criaturas en beneficio del propio Estado, al servicio de sus intereses. Por otro lado, una vez apropiada por la Iglesia, se ha convertido en un instrumento de control de las mujeres. En las sociedades modernas, este papel de control ha pasado en parte a la institución sanitaria. El parto es visto como una enfermedad, un proceso peligroso en el que, cuanto más medicalización, mejor para la criatura y la madre.

Hemos pasado de una Iglesia que básicamente imponía el parto como una vía para que la mujer expiara sus pecados utilizando el dolor como instrumento de control, y lo tenemos claramente sintetizado en la frase "con dolor parirás", a una sociedad donde se considera que no puede haber dolor. El parto debe estar medicalizado, con epidural… y, una vez más, ¿dónde queda la experiencia de la mujer? ¿Su capacidad para decidir? Y hemos pasado también de un parto en el que la mujer podía parir en casa, en posición vertical, libre de movimientos… a uno donde tiene que parir en decúbito supino, de pelvis en posición horizontal. Es la que genera más dolor en la mujer y no permite una buena progresión del parto, pero en cambio es la que al personal sanitario le resulta más útil para tener una buena visión del proceso. Hoy, la mujer debe parir sin movimiento, lo que implica que es mucho más doloroso para ella. Vemos, por tanto, que la atención al parto no tiene en cuenta muchas veces las necesidades de la mujer y la criatura.

Precisamente vemos que con este asunto de la violencia obstétrica hay un componente de conocimiento experto que la medicina introduce en las madres, especialmente en el caso de las primerizas, que tiene que ver con el riesgo de que el parto no vaya bien. Y hay que admitir que es un riesgo real. ¿No es un poco peligroso decirle a las mujeres "no pasa nada porque paras en tu casa o te niegues a una inducción"?

El dolor es uno de los instrumentos que en día se utiliza para subordinar a la mujer en el parto. Por ejemplo, con el miedo a lo que pueda suceder y a no poder soportar el dolor. Y esto se utiliza para que las mujeres acabemos delegando en el personal sanitario a la hora de dar a luz cuando, en realidad, lo que se debe hacer es respetar la decisión de la mujer, lo que ella quiere.

Nadie te pregunta.

Exacto, muchas veces la capacidad de decisión de las madres a la hora de dar a luz se queda en la puerta del hospital. Hay todo un proceso de infantilización, una mirada muy paternalista tanto a la mujer embarazada como a la que está pariendo. A la vez, hay un proceso hipermedicalizado, cuando un parto lo que necesita es tiempo, respeto y escuchar lo que quiere y necesitan la madre y la criatura. En general, esto no se tiene en cuenta por esta mirada patalogizante hacía el parto, cuando es un proceso natural y la mayoría de las veces de bajo riesgo. Por eso, creo que lo necesario es dar más formación con perspectiva de género en la atención al parto, que entienda a la mujer como un sujeto activo que puede decidir.

En ese sentido, en la manera de protegernos las mujeres o las posibles madres, ¿qué consejos darías para identificar la violencia obstétrica?

En primer lugar es necesario tener información, y tener en cuenta que el parto no es un mero trámite. Es un momento muy importante en tu vida como mujer y en la de tus criaturas. Se debe ser consciente de que no es una enfermedad. Es un proceso natural, en el que nosotras podemos decidir. Es importante que podamos decidir. Por quién queremos estar acompañados o dónde queremos dar a luz… Y que esto se tenga en cuenta por el personal sanitario. Actualmente existe el plan de parto, en el que puedes especificar cómo quieres que sea atendido. Es un paso adelante, porque antes no existía, pero muchas veces se queda en papel mojado al entrar en el hospital. Y también es importante reivindicar un parto respetado, seguro. Esta es la prioridad. Es una demanda que el movimiento feminista debería hacer suya. Cuando hablamos de violencia de género, una de las últimas fronteras es precisamente la violencia obstétrica. Está socialmente aceptada tanto por el personal sanitario como por las mismas mujeres que la sufren porque nos han dicho que parir es así. Y en realidad no debería ser así. Esto es violencia física y psicológica.

Y, además, con esa formación que comentas que debería ser prioritaria, le quitas precisamente una carga a las mujeres, porque tampoco te vas a poner en el paritorio a discutir con el médico.

Por eso tener información es fundamental para saber, por ejemplo, que no te pueden hacer una maniobra Kristeller, esa técnica en la que el profesional de la salud se pone encima de tu barriga y aprieta hacia abajo para que salga la criatura. En la fase del expulsivo es extremadamente peligroso, está prohibida. Y aún así se sigue haciendo. Por eso es necesario tener información de que no se puede hacer. Te tienen que informar y pedir permiso en relación a aquellas prácticas que quieran hacerte en la atención al parto y deben obtener tu permiso. Esto forma parte esencial del derecho a la autonomía del paciente. Debes poder estar en permanente contacto con la criatura cuando das a luz, por ejemplo, no puede haber una separación. Informarse, por tanto, es esencial. Afortunadamente, en España hay organizaciones que hacen un trabajo excelente, y gracias a ellas cada vez más mujeres toman conciencia de la importancia de poder decidir en el parto. Porque, además, es un momento en el que estamos en una situación de extrema vulnerabilidad, y cualquier violencia que se ejerza tiene consecuencias en la salud emocional de la mujer. La depresión posparto que sufren muchas mujeres se debe a que a lo largo del parto han sufrido violencia obstétrica, porque mientras dan a luz piensan que su vida o la de su hijo corren peligro... Esto deja una huella emocional profunda que tiene consecuencias a posteriori. Por eso, la atención al parto, a pesar de que muchas veces se considera un trámite, es una práctica sanitaria que tiene consecuencias más allá del momento en el que se realiza.

En la última parte del libro haces una defensa de la lactancia materna como una reivindicación feminista, entre otras cosas, porque es gratis, beneficiosa para el bebé y la madre y porque no responde a ninguna lógica comercial, frente a la leche de fórmula, que es promovida por la industria alimentaria y el lobby farmacéutico. Sin embargo, este asunto también provoca confrontación en el feminismo. Hay una rama, y así lo recoges, que considera que dar el biberón es liberador. Iria Marañón, autora de Educar en el feminismo y La carga mental, me decía en una entrevista hace unos meses lo siguiente: "a mí el lobby farmacéutico no me presionó absolutamente nada, yo donde sentí la presión fue del lobby de la lactancia materna, a mí no vino ninguna empresa farmacéutica a decirme que usara la leche de fórmula y sin embargo tuve matronas, ginecólogas, pediatras, etc, que insistían, insistían e insistían en que diera el pecho. Y luego, el entorno, los libros de maternidad… Todas las referencias te presionan hacia la lactancia natural". ¿Qué responderías a esto?

En primer lugar, creo que es necesario respetar la decisión de cada madre en relación a su lactancia, porque está condicionada por su mochila personal, su contexto socioeconómico. Pero creo que necesario señalar, por un lado, los beneficios que tiene la lactancia materna. No sólo para el bebé, sino también para la madre, que muchas veces se olvida. También se debe señalar que permite una autonomía en la mujer a la hora de alimentar a su criatura respecto a determinados intereses económicos. Es un alimento que sale gratis. La lactancia materna tiene un carácter sostenible que a menudo se obvia. No genera contaminación medioambiental, ni residuos o gases de efecto invernadero, es un alimento de kilómetro cero… Y creo que también se debe tener en cuenta este carácter ecologista. Por otro lado, más allá de que la lactancia artificial es útil para aquellas mujeres que no pueden o quieren dar el pecho, debemos señalar que tras ella hay una serie de intereses económicos que básicamente lo que hacen es lucrarse con la leche de fórmula. Las estrategias que utiliza la industria de la leche de fórmula para imponer la lactancia artificial son muy sutiles, pero a menudo tienen un peso muy importante en la decisión de la mujer de dar el biberón. Esta industria mantiene relaciones muy estrechas con las asociaciones de pediatría, hasta el punto de que, por ejemplo, es el máximo financiador de la Asociación Española de Pediatría. Esto lleva a preguntarnos si existe una independencia real de las asociaciones de profesionales pediatras en relación a la leche de fórmula y su industria. Y cuando llevamos este tema a terrenos concretos, nos encontramos con que aún existen muchos prejuicios y poca información entre los profesionales sanitarios en relación a la lactancia materna.

Afortunadamente, en los hospitales sí nos encontramos una política que promueve la leche materna. Evidentemente, hay que respetar si una mujer quiere dar o no la teta, pero es obligación del personal sanitario informar de que la mejor opción es dar el pecho y, además, deben acompañar en esta tarea, porque dar la teta no es ni fácil ni de color de rosa, como se dice a menudo. El problema es que hay un gran desfase entre la posición prolactancia de las instituciones públicas y los recursos que luego destinan a ella. Y muchas madres, cuando llegan a casa después de dar a luz y empiezan a encontrarse con los primeros problemas, subida de la leche, dificultades de agarre por parte del bebé…, no saben dónde ir, no reciben este acompañamiento necesario. Si muchas madres no quieren dar la teta y prefieren el biberón, y dicen sentirse presionadas para lo primero, podríamos también poner muchos ejemplos de madres que quieren dar el pecho y se sienten igualmente presionadas para dar el biberón. Esto lo vemos, por ejemplo y como pongo en el libro, en casos como que separen a una mujer de su criatura tras dar a luz y el personal sanitario le da un biberón sin informarla previamente. Cuántas madres se encuentran con dificultades con la lactancia al poco de dar a luz y los primero que hace el pediatra es recomendar que alterne la leche materna con la artificial.

Y luego está el tema del peso, ¿no? La presión que hay para que el bebé esté en uno determinado. La dictadura del percentil.

Eso tiene mucho que ver con la poca formación que tiene el personal sanitario en relación a la lactancia materna. De hecho, el curso pasado fue el primero en el que una universidad, la Universidad de Barcelona, incluyó en la formación del personal sanitario, en Medicina, una asignatura sobre lactancia materna. Ha sido la primera vez que una carrera universitaria tiene una asignatura de este tipo y es, además, una asignatura optativa. Creo que esto es un claro ejemplo de que hay un déficit en la formación sanitaria respecto a la lactancia materna que debe de ser corregido.

Con la lactancia pasa como con el tema del parto. Estamos en una sociedad que rechaza cualquier complicación. Dar a luz es peligroso, la cuarentena es un periodo complicado para la madre, y entonces todos los estímulos externos son "no sufras", en lugar de orientar ese momento que estas viviendo.

Cuando hablamos de lactancia materna pasa una vez más lo mismo que con la maternidad, que debe supeditarse al empleo, y es un poco lo que intento desmontar en el libro.

A veces, desde determinados sectores, incluso feministas, se señala que hoy se impone la teta, pero esto es falso. Hay un desajuste entre el discurso prolactancia institucional y los recursos necesarios para que se lleve a cabo de forma efectiva. Los permisos de maternidad, por ejemplo, son incompatibles con la lactancia materna. Todas las instancias de salud recomiendan que sea exclusiva hasta los seis meses, pero si a los cuatro te tienes que reincorporar al trabajo o bien vas con el sacaleches todo el día o empiezas a introducir leche artificial. El mercado de trabajo actual, la sociedad actual, no están pensados para que des la teta, está pensado para que des el biberón. Y con esto no quiero confrontar los diferentes modelos de lactancia, sino que debe ser legítimo y viable tanto dar el biberón y reincorporarse a los cuatro meses como poder dar la teta hasta los seis. Hoy, esto no se permite. El modelo de lactancia impuesto es el artificial, que es útil a las grandes empresas de la industria de la leche de fórmula.

__________

Los tres de… Esther Vivas Esteve

Tres películas/series: Sufragistas (Sarah Gavron, 2015), El cuento de la criada (The Handmaid'd Tale, serie de televisión creada por Bruce Miller) y The Wire (serie de televisión creada por David Simons para la HBO, 2002-2008).

Tres programas de televisión: La bola de cristal, El escarbajo verde y Democracy Now!

Tres canciones (o discos, u obras musicales): Nueva vida (Ojos de Brujo), Antipatriarca (Ana Tijoux) y Estima't (Pupil·les).

Tres libros: L'hora violeta (Montserrat Roig, 1980), El nudo materno (Jane Lazarre, 2018) y Adictos a la comida basura (Michael Moss, 2016).

Tres referentes: Adrienne Rich, Rosa Luxemburg y Mary Wollstonecraft.

Tres momentos históricos: La Comuna de París, Mayo del 68 y el 15M.

Tres lugares para visitar: Londres, India y Berlín.

__________

Ángeles Castellano es periodista y miembro del equipo de redacción de Consumerismo.

*La foto de encabezamiento es de Xavier Torres.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 44.968