Competencia de la Generalitat Valenciana multa a Ricoh y Seidor por pactar precios en un concurso

Ha sancionado con 380.000 euros a la primera y con 80.000 a la segunda.

Competencia de la Generalitat Valenciana multa a Ricoh y Seidor por pactar precios en un concurso

La Comisión de Defensa de la Competencia de la Generalitat Valenciana ha multado con 380.000 euros a Ricoh España y con 80.000 euros a Grupo Seidor por pactar precios en un concurso de contratación con la administración valenciana para el arrendamiento de dispositivos de impresión, copia y escaneo en el año 2016.

Según ha publicado Valencia Plaza, las multas se producen en el marco de una infracción muy grave del artículo 1 de la Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia y constitutiva de cártel. De acuerdo a la resolución de Competencia, la memoria técnica de Grupo Seidor, entregada en formato pdf, presentaba numerosas correcciones y tachaduras al texto, lo que dificultaba su valoración.

Además, en las propiedades del documento pdf aparecía como autor de la memoria el mismo que el de la otra empresa que se presentaba a la licitación, Ricoh España. "Se ha constado que las memorias de ambos licitadores son muy parecidas, con párrafos idénticos", indicaba el órgano de contratación que alertó a Competencia de estos hechos.

El informe constata que en las ofertas económicas existía una "significativa afinidad", y relata que las compañías habían firmado un acuerdo para concurrir conjuntamente a la licitación de la contratación y trabajar en una oferta conjunta. Este acuerdo recogía que, si se convertían en adjudicatarias, se realizaría una subcontratación. Grupo Seidor sería el contratista principal, aportando el servicio de transformación, mientras que Ricoh aportaría el hardware, la plataforma de gestión y la asistencia técnica.

Por el contrario, si el adjudicatario era Grupo Seidor, Ricoh le vendería los dispositivos de impresión, copia y escaneo y Seidor aplicaría un incremento del 3% a dichos productos y gestionaría con el cliente final el arrendamiento sin opción de compra. Según el informe de Competencia, las empresas entendían que se trataba de un acuerdo vertical lícito entre dos empresas no competidoras.

El órgano de competencia, sin embargo, ha considerado que ambas compañías son competidoras al licitar de forma independiente, por lo que ha entendido que se intentó falsear la competencia mediante la presentación de propuestas técnicas idénticas y ofertas económicas similares.

Ya somos 227.028