Un estudio señala que la alta exposición a la contaminación en niños de un año afecta a su cerebro

Investigadores del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati encontraron que los bebés más expuestos al nacer tuvieron reducciones a los 12 años en el volumen de materia gris y el grosor cortical.

Un estudio señala que la alta exposición a la contaminación en niños de un año afecta a su cerebro

Un nuevo estudio del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati sugiere que una exposición significativa en la primera infancia a la contaminación del aire relacionada con el tráfico se asocia con cambios estructurales en el cerebro a la edad de 12 años, según publican los autores en la revista PLOS One.

El estudio encontró que los niños con niveles más altos de exposición a contaminación al nacer tuvieron reducciones a la edad de 12 años en el volumen de materia gris y el grosor cortical en comparación con los niños con niveles más bajos de exposición.

"Los resultados de este estudio, aunque son exploratorios, sugieren que el lugar donde vives y el aire que respiras puede afectar a la forma en que se desarrolla tu cerebro", avanza Travis Beckwith, investigador de Hospital de Niños de Cincinnati y autor principal del estudio.

"Aunque el porcentaje de pérdida es mucho menor de lo que podría verse en un estado de enfermedad degenerativa, esta pérdida puede ser suficiente para influir en el desarrollo de varios procesos físicos y mentales", puntualiza.

La materia gris incluye regiones del cerebro involucradas en el control motor y en la percepción sensorial, como ver y oír. El grosor cortical refleja la profundidad exterior de la materia gris. El estudio encontró que las regiones específicas en los lóbulos frontal y parietal y el cerebelo se vieron afectadas con disminuciones del orden del 3 al 4 por ciento.

"Si la exposición temprana a la contaminación del tráfico daña irreversiblemente el desarrollo del cerebro, las consecuencias estructurales podrían persistir independientemente del punto de tiempo para un examen posterior", destaca el doctor Beckwith.

Los investigadores del estudio utilizaron imágenes de resonancia magnética para obtener imágenes anatómicas del cerebro de 147 niños de 12 años. Estos niños son un subconjunto del Estudio de Alergia y Contaminación del Aire de la Infancia de Cincinnati (Ccaaps, por sus siglas en inglés), que reclutó voluntarios antes de la edad de seis meses para examinar la exposición de la primera infancia a contaminación de tráfico y los resultados de salud.

Los voluntarios en el Ccaaps tuvieron niveles altos o bajos de exposición a la contaminación durante su primer año de vida. Los investigadores estimaron la exposición utilizando una red de muestreo de aire de 27 sitios en el área de Cincinnati, y el muestreo 24/7 se realizó simultáneamente en cuatro o cinco sitios durante diferentes estaciones. Los niños participantes y sus cuidadores completaron visitas clínicas a las edades 1, 2, 3, 4, 7 y 12.

Estudios previos sobre la contaminación del tráfico sugieren que contribuye a enfermedades neurodegenerativas y trastornos del desarrollo neurológico. Este trabajo apoya que, además, cambia la estructura del cerebro temprano en la vida.

Ya somos 248.495