Tecno

Smart Toys o cómo poner un espía a tus hijos

Los juguetes conectados pueden recopilar datos de los niños, pero también de la propia casa y de su familia, para cederlos a terceros y en el peor de los casos, para que algún 'hacker' tenga el camino hecho.

Por Lydia López

Las jugueterías han cambiado. Los balones, bicicletas o muñecas de trapo han pasado, en muchos casos, a un segundo plano para dejar espacio a los Smart Toys, o lo que es lo mismo, los juguetes conectados o inteligentes. Y es que ahora es difícil encontrar a un niño que no tenga en su poder algún dispositivo con software que le permita interactuar con él mediante la voz o conectarse a internet.

Robots que hablan y parecen tener personalidad propia, smartwatches que recogen información de quien lo lleva, tabletas o móviles con las que pueden jugar con otros usuarios, o vehículos y drones teledirigidos que llevan una cámara incorporada. Todos ellos son capaces de recopilar datos de los más pequeños del hogar, pero también de la propia casa y de su familia, para cederlos a terceros y en el peor de los casos, para que algún hacker tenga el camino hecho.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

EN ESTE NÚMERO

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 42.181