Isla Mágica se compromete a solventar deficiencias detectadas por FACUA

La ausencia de información sobre cómo tramitar una reclamación y el estado de deterioro de El Balcón de Andalucía, entre los principales aspectos negativos.

La ausencia de información a los usuarios sobre los procedimientos para interponer una reclamación y el estado de deterioro de la maqueta El Balcón de Andalucía, un importante legado cultural de la Expo’92, son dos de los principales aspectos negativos detectados en la encuesta-control anual a Isla Mágica efectuada por la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) a través de su Asociación en Sevilla. Tras haber presentado a la empresa las conclusiones de su estudio, Isla Mágica ha mostrado a FACUA su compromiso de solventar buena parte de las deficiencias observadas.

Una de las irregularidades detectadas por FACUA es la carencia de información a los usuarios sobre las vías que tienen a su alcance para presentar una reclamación en caso de sufrir algún problema. En este sentido, la empresa se ha comprometido a colocar “carteles anunciadores de la existencia de hojas de quejas-reclamaciones tanto en las taquillas de acceso al parque, como en varios puntos de restauración”. Asimismo, Isla Mágica incluirá en el Plano Guía que se entrega a los usuarios a la entrada del parque una indicación sobre la posibilidad de solicitar hojas de reclamaciones en el Centro de Atención al Visitante, donde también se presta atención a las quejas.

Otro elemento destacable es el deficiente estado de conservación de El Balcón de Andalucía, uno de los puntos de interés ofertados por el parque temático, que adolece de deficiencias en su limpieza y en el estado de las maquetas de los monumentos andaluces. FACUA lamenta que este legado cultural de la Expo’92 (entonces denominado Andalucía Chica), esté prácticamente en el olvido de los gestores de Isla Mágica y teme su desaparición a medio plazo.

En relación a este tema, Isla Mágica justifica el deterioro en el hecho de que las instalaciones tienen ocho años y se construyeron para seis meses, existiendo “numerosos problemas de impermeabilización de las bases sobre las que están construidas las maquetas”. Asimismo, la empresa argumenta que “se han producido numerosos actos vandálicos” en El Balcón de Andalucía y pone de manifiesto que seguirá intentando “preservarlas lo mejor posible de la climatología y de terceros”.

Por otro lado, aunque casi todos los establecimientos de hostelería del parque tienen listas de precios expuestas al público, FACUA detectó la existencia de listas de precios incompletas (en los establecimientos Asador de la Selva y La Taberna), parcialmente tapadas por productos (La Taberna) o la ausencia de la misma (La Venta del Puerto). Isla Mágica ha dado instrucciones “para que se repongan los carteles con toda puntualidad en caso de sustradcciones, deterioros o cualquier otra eventualidad, así como para que los carteles de la pared permanezcan enteramente visibles”.

Asimismo, FACUA también detectó en las máquinas expendedoras de tabaco distribuidas por el parque la ausencia de un mensaje advirtiendo de la prohibición de la venta a menores de 18 años, tal y como establece la Ley andaluza de Prevención y Asistencia en Materia de Drogas. La Federación también ha observado un mínimo control sobre el acceso de los menores al producto, ya que algunas máquinas están ubicadas en los establecimientos del parque pero ocultas a la vista del personal de los mismos. En relación a este hecho, Isla Mágica ha anunciado a FACUA que ha procedido a colocar los correspondientes avisos en las máquinas y que estudiará “posibles nuevos emplazamientos de las máquinas que no están bien controladas”.

Otra de las deficiencias observadas por FACUA es el hecho de que en la sala de videojuegos El Rincón del Cibernauta, algunas máquinas tenían indicaciones de peligro sobre su uso en inglés, pero no en castellano. La empresa ha anunciado que ha provisto de carteles en castellano a todas las máquinas de videojuegos.

Isla Mágica, entidad con la que la Asociación provincial de FACUA en Sevilla mantiene un convenio de colaboración desde 1998, manifiesta en su escrito de respuesta que ésta “actúa en numerosas ocasiones como una auténtica auditoría interna”, entiende que la colaboración con FACUA Sevilla le reportará “una mejor eficiencia” en su propósito de mantener y mejorar día a día sus niveles de calidad en el servicio y atención al usuario.

Ya somos 198.309