Tras las denuncias de FACUA, la Comunidad Madrid multa con 5.500.000 pesetas a tres empresas que organizan castings infantiles

Una trama compuesta por cinco sociedades puede haberse embolsado ya 2.000 millones de pesetas con este negocio.

Tras las denuncias presentadas por la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA), la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid ha impuesto sanciones por un total de 5.540.000 pesetas a tres empresas dedicadas a organizar unas peculiares pruebas de selección artística en las que convencen a miles de padres de todo el país de que sus hijos, estrellas en potencia, los harán ricos si se prestan a ser promocionados en el mundo del espectáculo.

El descubrimiento de los futuros artistas se produce en unas peculiares pruebas que, según denuncian numerosos afectados, no son más que un montaje para sacarles el dinero.

En cualquier caso, FACUA considera que las sanciones son ridículas si se tiene en cuenta que, de seguir al ritmo de captación de clientes con que iniciaron su actividad en 1997, las empresas podrían haberse embolsado ya unos 2.000 millones de pesetas.

En su informe Artistas infantiles: alquiler por catálogo, FACUA informa sobre las denuncias presentadas ante la Comunidad de Madrid por publicidad engañosa e irregularidades contractuales contra dos empresas dedicadas a esta actividad, ATM Record y Cinecittà Proyecto e Imagen, y de la aparición de una nueva, Kast Imagen.

La trama italiana de los artistas infantiles por catálogo, denunciada por FACUA desde 1997, está compuesta por al menos cinco sociedades limitadas distintas que han compartido administradores, empleados y domicilios, repartidos por los municipios de Alicante, La Laguna (Santa Cruz de Tenerife), Madrid, Alcorcón y Villaviciosa de Odón. Las empresas son ATM Record, Kast Imagen, Cinecittà Proyecto e Imagen, European Cine Stars y Casting Agencia de Promoción de Imagen SL.

Según la Ley 26/91, que regula los contratos firmados por consumidores fuera de establecimientos comerciales, los padres afectados tienen derecho a revocar los contratos en un plazo de siete días desde su firma sin que ello implique gasto alguno al consumidor. Sin embargo, cuando los afectados intentan rescindir el documento firmado, las empresas se quedan con 50.000 pesetas "como compensación del servicio fotográfico".

FACUA advierte que el servicio que realmente ofrecen estas empresas se reduce a la realización de un book fotográfico, cuyo precio es realmente excesivo y su utilidad dudosa, ya que la imagen de los niños pequeños cambia notablemente cada pocos meses; de hecho, los niños que trabajan como modelos no los utilizan.

En segundo lugar está la llamada promoción publicitaria a través de la publicación que editan las empresas, que en los contratos se comprometen a enviar a todas las principales compañías productoras, agencias cinematográficas, de televisión y teatro, y en general a todas las empresas publicitarias y a los máximos representantes en el mundo del espectáculo. Los padres nunca van a tener pruebas fehacientes de que la citada revista se distribuye realmente entre tantas empresas, cuyos nombres tampoco aparecen en ningún documento.

Ya somos 198.334