La UE prohíbe vender un requesón de Reino Unido por riesgo sanitario

El producto, de la empresa Bowland Dairy Products, está fabricado con leche caducada, con restos de antibióticos o contaminada con detergentes y colorantes.

Los países de la UE han prohibido hoy la circulación y venta de un requesón producido en el Reino Unido, de la empresa Bowland Dairy Products por suponer un peligro para la salud y estar elaborado con leche no apta para consumo humano, informó el portavoz comunitario de Sanidad, Philip Tod.

Los expertos de los Veinticinco -representados en el Comité Permanente de la Cadena Alimentaria- apoyaron una propuesta comunitaria para imponer"'medidas de salvaguarda" contra ese producto, que consiste en retirarlo de los mercados de los países de la UE y destruir todas las partidas.

Asimismo, la Comisión Europea (CE) está considerando iniciar "urgentemente" procedimientos de infracción contra el Reino Unido por no haber actuado para evitar que ese producto se comercializara, según la misma fuente.

El portavoz señaló que por primera vez la UE aplica una "salvaguarda" contra un producto de una compañía comunitaria.

Esa prohibición, que se aplicará de inmediato, durará hasta que las autoridades sanitarias británicas demuestren que han tomado medidas para asegurar que no hay riesgo para la salud y cambian sus métodos de detección de antibióticos en la leche.

Los representantes de la UE reaccionaron así ante las denuncias de la Oficina Veterinaria y Alimentaria de la CE, que detectó problemas "graves" de higiene y para la seguridad alimentaria en el citado requesón.

La Oficina comunitaria encontró, como resultado de una inspección realizada en junio, que la empresa fabricante no cumplía con las leyes de la UE, que indican que alimentos que no son seguros para el consumo humano no deben comercializarse, lo que se confirmó el pasado mes de septiembre.

Los inspectores comunitarios constataron que para utilizar el requesón se empleaba leche que contenía restos de antibióticos o contaminada con sustancias como detergentes y colorantes, así como leche caducada adquirida en establecimientos minoristas.

La empresa Bowland utilizaba queso contaminado que incluía desechos de harina, como empaquetado al vacío.

La CE solicitó "insistentemente" al Reino Unido y a los operadores alimentaros que actuaran para que los productos contaminados no llegaran a los consumidores.

Los expertos de la UE ya discutieron sobre este caso en varias ocasiones. En septiembre, los inspectores comunitarios volvieron a encontrar problemas en ese producto lácteo y la CE comprobó que el Reino Unido no había emprendido las acciones necesarias para que se vendiera un requesón que cumpliera las normas comunitarias.

"Los operadores tienen la responsabilidad para asegurar que los alimentos que venden son seguros, pero las autoridades nacionales también son responsables de asegurar que se cumple la legislación", señala un comunicado de la CE.
La decisión de hoy será aprobada formalmente por la Comisión Europea en los próximos días. En noviembre, la Oficina veterinaria inspeccionará todo el sector productor lácteo británico y si se comprueban prácticas similares, "la CE emprenderá nuevas actuaciones".

El portavoz anunció que la CE podría empezar a actuar contra el Reino Unido la semana próxima.

Ya somos 190.563