La retirada masiva de espinacas en EE.UU. vuelve a poner de manifiesto las deficiencias en el control alimentario

Consumers Union recuerda que lleva años demandando que las competencias en la promoción y actualización de normas de seguridad alimentaria así como el control de su cumplimiento recaigan sobre una única agencia federal.

La empresa Natural Selection Foods, sus proveedores y las firmas alimentarias que utilizan sus espinacas han sido objeto de una amplia investigación por las autoridades estadounidenses para localizar el origen de las infecciones por la bacteria Escherichia Coli que han enfermado a más de 200 personas en veintiséis estados y causado la muerte de dos ancianas y un niño de dos años. Los casos comenzaron a conocerse a finales de agosto y también se han dado en México y Canadá.

La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA, en sus siglas en inglés), trabajando estrechamente con los Centros de Control de Enfermedades (CDC) y el Estado de California, ha determinado a finales de septiembre que las espinacas implicadas en el brote se cultivaron en tres condados de California: Monterrey, San Benito y Santa Clara. Asimismo, se han descartado las espinacas procesadas (congeladas o enlatadas). Determinados productos que fueron retirados como medida de precaución están volviendo al mercado una vez que el Gobierno ha valorado que no están afectados.

Críticas a los controles alimentarios

A raíz de este caso, la organización de consumidores estadounidense Consumers Union ha recordado que lleva años demandando que las competencias en la promoción y actualización de normas de seguridad alimentaria así como el control de su cumplimiento recaigan sobre una única agencia federal.

Su presidente, Jim Guest, ha criticado que en la actualidad "una docena de agencias interpretan aproximadamente treinta y cinco leyes diferentes, algunas de ellas con casi 100 años de antigüedad". La dispersión competencial llega al extremo de que mientras "la pizza de queso, por ejemplo, es regulada por la FDA, la pizza con pepperoni está bajo la supervisión de la USDA [Departamento estadounidense de Agricultura]". Asimismo, "mientras las plantas de procesamiento de carne que caen bajo la jurisdicción de la USDA sufren inspecciones diarias, pueden pasar años entre las inspecciones en instalaciones sometidas al control de la FDA".

Toneladas de productos retirados

Natural Selection Foods, con sede central en California, ha tenido que retirar treinta y cuatro marcas de alimentos que contienen espinacas frescas (con fechas de consumo preferente entre el 17 de agosto y el 1 de octubre). A esta retirada masiva han tenido que sumarse otras cuatro firmas a las que la compañía californiana abastece de espinacas: River Ranch Fresh Foods, de Salinas (California); Pacific Coast Fruit Co., de Portland (Oregon); S.T. Produce, de Seattle (Washington); y RLB Food Distributors, de West Caldwell (Nueva Jersey).

La infección bacteriana de E. Coli O157:H7 con frecuencia causa diarrea con sangre y retortijones en el estómago, aunque también puede provocar diarrea sin sangre o sin ningún síntoma. Aunque la mayoría de los adultos sanos se recuperan en unos días, algunas personas -especialmente los niños pequeños y los ancianos– pueden presentar una complicación llamada síndrome hemolítico urémico (HUS, en sus siglas en inglés) que puede provocar un daño serio en los riñones y hasta causar la muerte.

Para destruir la bacteria es necesario cocinarla a más de 70° C durante al menos 15 segundos.

También en lechugas

También se ha detectado contaminación con E. Coli en el agua de regadío utilizada para el cultivo de lechuga escarola de la empresa Nunes Company Inc., que ha procedido a su retirada del mercado. La empresa tiene sus instalaciones en la misma zona agrícola que Natural Selection, el Valle Salinas, de California.

Ya son más de veinte las ocasiones en que se responsabiliza a la lechuga o la espinaca por el brote de una enfermedad desde 1995.

En 2005, la compañía Dole retiró cerca de 250.000 bolsas de ensalada empaquetada debido a la posible contaminación por E. Coli. Sin admitir responsabilidad, Dole recientemente llegó a un arreglo extrajudicial en cuatro demandas legales y en un número no revelado de otras reclamaciones de consumidores que se quejaron de dolores de estómago, diarrea con sangre, y en uno de los casos, de insuficiencia renal después de comer ensaladas envasadas.

Como sucede con muchos alimentos, la espinaca se transporta desde el campo hasta un centro de procesamiento en el que se combina con espinaca de otras plantaciones. Si alguna está contaminada, el riesgo de contagio a la población se multiplica mientras las hojas pasan por las etapas de lavado, secado, empaquetado y transporte.

Consumers Union evaluó recientemente ensaladas empaquetadas y encontró que una de cada sesenta y dos bolsas contenía niveles detectables de E. Coli genérico, que puede indicar contaminación de materia fecal pero que no necesariamente es dañino para la salud. (E. Coli O157:H7, la fuente del actual brote de enfermedades, es la cepa más conocida de esta peligrosa bacteria).

Botulismo en zumo de zanahoria

Por otro lado, se ha procedido a la retirada de zumo de zanahoria de la empresa Bolthouse Farms, de Bakersfield (California), por riesgo de producir botulismo. Se trata de una enfermedad que puede producir la muerte y cuyos síntomas incluyen visión borrosa, dificultad para hablar y tragar y parálisis.

Ya somos 203.614