Catalogan los bienes de la nave industrial de Magrudis tras el embargo decretado por la jueza

Se pretende asegurar así la fianza de cinco millones impuesta a los responsables de la empresa en febrero de 2020.

Catalogan los bienes de la nave industrial de Magrudis tras el embargo decretado por la jueza
Nave industrial de Magrudis. | Imagen: Europa Press.

Este martes 7 de julio ha tenido lugar el inventariado de los bienes que posee la empresa Magrudis en su nave industrial, situada en el poligono El Pino de Sevilla, como parte del embargo que decretó el pasado mes de junio el Juzgado de Instrucción número 10 de la ciudad.

De esta manera, se pretende asegurar la fianza de cinco millones de euros que impuso la jueza que instruye el caso, Pilar Ordoñez, a los dueños de la empresa en febrero de 2020 dentro de la causa judicial que se abrió tras la querella que FACUA-Consumidores en Acción interpuso contra Magrudis y sus responsables en 2019.

En la actuación han estado presentes un representante de FACUA -como acusación particular-, la jueza, el letrado de la administración de justicia y el "administrador de hecho" de Magrudis, José Antonio Marín Ponce, junto a agentes de la Guardia Civil. El secretario judicial ha catalogado todos los bienes que se encontraban en la nave de la empresa: equipos de refrigeración, envasadoras y traspaletas, entre otros.

El abogado de FACUA, por su parte, solicitó el embargo de varios de los bienes que finalmente se han incluido en el inventariado, entre los que se encuentran diversa maquinaria y mobiliario utilizado por la empresa.

Una vez realizado el catálogo, el siguiente paso será la valoración de todos los bienes por parte de peritos de la Junta de Andalucía y el posterior traslado del informe a las partes.

El decreto de embargo, que ha motivado el inventariadp de los bienes de la empresa, se produjo al indicar el juzgado que los acusados no habían "hasta la fecha de la presente, aportado fianza ni designado bienes", por lo que se procedía "a acordar el embargo de los bienes de los investigados a fin de asegurar las cantidades requeridas".

Además de los bienes de Magrudis, el juzgado también decretó el embargo al propio Marín Ponce, a sus dos hijos, Sandro José y Mario Marín Rodríguez, y a la empresa de este último, Elaborados Carnicos Mario SLU, además de a la esposa de Marín Ponce y a su cuñada.

Los dos principales responsables, Marín Ponce y su hijo Sandro José, estuvieron seis meses en prisión provisional, hasta que la jueza decretó su puesta en libertad provisional el pasado mes de marzo. Ambos están siendo investigados por un supuesto delito contra la salud pública en su modalidad de fraude alimentario, tres de homicidio por imprudencia, dos de lesiones a feto con resultado de muerte y varios delitos de lesiones imprudentes.

Únete a la plataforma de afectados por la carne mechada La Mechá
Ya somos 302