FACUA pide modificaciones en la normativa sobre seguros para evitar la indefensión de los conductores que viajan sin el último recibo por retrasos en su envío

La Federación ha trasladado a las direcciones generales de Tráfico y Seguros que numerosos usuarios son multados por la falta de diligencia de determinadas aseguradoras y entidades bancarias en el envío de los recibos de pago.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha denunciado ante la Dirección General de Tráfico del Ministerio del Interior y la Dirección General de Seguros y fondos de Pensiones del Ministerio de Economía y Hacienda la indefensión de determinados conductores ante las sanciones impuestas por no llevar consigo el último recibo en vigor de su seguro al no habérselo remitido la entidad bancaria, por lo que insta a que se realicen las modificaciones legislativas pertinentes.

Las numerosas quejas recibidas en FACUA han motivado que ésta solicite una reforma de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor. La norma señala en su artículo 3 la obligatoriedad por parte del conductor de presentar el documento que acredite el pago del seguro a cualquier agente de la autoridad que lo requiera. La no presentación del mismo en el acto supondrá una sanción económica de 60 euros que podrá derivar en el precinto y depósito del vehículo si en el plazo de cinco días no se justifica la existencia del seguro.

Dado que según la norma la multa económica no podrá ser anulada en ningún caso, la Federación entiende que los consumidores se encuentran durante varios días al año en una situación de indefensión ya que la mayoría de propietarios de vehículos que circulan diariamente por las carreteras españolas tiene domiciliado el pago de su prima de seguro.

FACUA recuerda que una vez la entidad bancaria recibe el cargo de la prima, si tiene orden del cliente debe abonarlo y remitir al asegurado el recibo de pago que puede ser enviado hasta con 20 días de retraso, según la periodicidad con que se mande el correo.

A esta situación se añade que las compañías aseguradoras, pese a que suelen notificar días antes de que concluya el periodo de contratación el cobro del nuevo, en algunos casos no envían el recibo hasta días después de la conclusión del periodo asegurado, impidiendo que el consumidor disponga del pertinente justificante de pago.

FACUA no cuestiona la importancia de que todos los conductores cumplan con su obligación de tener en vigor el seguro y de llevar su justificante de pago en el vehículo para acreditar su existencia en caso de ser requerido. No obstante, la Federación considera que cuando en el plazo de cinco días que marca la ley, se presenta el pertinente recibo, no se debería imponer ningún tipo de sanción al conductor ya que ésta no tendría porqué ser sancionable e iría en contra de los principios más básicos del procedimiento sancionador, no existiendo ni dolo ni culpa imputable al sancionado, dejando totalmente indefenso al consumidor.

Ya somos 190.401