FACUA Sevilla reclama al Ayuntamiento una reforma social y equitativa del entorno de Santa Justa

Junto a colectivos sociales y vecinales, advierte de la falta de participación en el proyecto de reurbanización ARI-DSP-02 Santa Justa y de la ausencia de equipamientos públicos en la zona.

FACUA Sevilla reclama al Ayuntamiento una reforma social y equitativa del entorno de Santa Justa

FACUA Sevilla, junto a más de una decena de colectivos y asociaciones de Santa Justa y San Pablo, ha presentado este miércoles 29 de julio en las inmediaciones de la estación de Santa Justa el manifiesto Por una reforma social y equitativa del entorno de la Estación de Santa Justa.

Las entidades consideran que uno de los principales problemas de la zona es "la escasez y pobreza de espacios públicos y dotacionales", así como su "deficiente distribución" en el distrito San Pablo Santa Justa, que prácticamente no existen al oeste de las vías de tren. "Es la última oportunidad de la zona para cubrir el déficit dotacional de la zona, que ha sido ignorado por las sucesivas administraciones”, advierten en el manifiesto.

Igualmente, reivindican “la necesidad de aumentar el número de zonas verdes" y que esta zona se convierta en un nuevo pulmón verde, así como garantizar que la construcción de nuevas infraestructuras se realicen bajo los parámetros de la bioclimatizacion y de la construcción sostenible, cumpliendo, al menos, con las directivas europeas que son mucho más avanzadas que las españolas en este sentido.

Así, también indican que, con la construcción de casi 600 nuevas viviendas, una torre de uso terciario de hasta 21 plantas y el nuevo intercambiador de transportes, se van a "sobrecargar las dotaciones existentes y la demanda de aparcamiento, además de castigar al pequeño comercio de la zona incrementando previsiblemente el número de grandes superficies comerciales”.

Según denuncian los colectivos, de entre los más de 100.00 metros que prevé urbanizar el Ayuntamiento "no se ha reservado un solo metro cuadrado para equipamientos educativos, deportivos y/o de interés público y social" dentro del actual plan de reurbanización -ARI-DSP-02 Santa Justa-, que el Ayuntamiento pretende aprobar definitivamente en septiembre y cuyos suelos son completamente de titularidad pública, pertenecientes a Adif y al Ayuntamiento de Sevilla.

Para estos colectivos “se trata en definitiva de un proyecto más propio de otra época, en la que el urbanismo se limitaba a levantar torres de hormigón y alojar el máximo número de personas en la menor cantidad de suelo”.

En el acto, junto a FACUA Sevilla, han participado la Asociación de Vecinos El Triángulo, la Asociación Cultural Alternativa Tartessos, el grupo scout Inti Raymi, la Asociación Sociocultural Polígono San Pablo, Box Fitting, las AMPAS de los CEIP Al Andalus y Carmen Benitez, Ecologistas en Acción, Solidaridad Internacional, La Transicionera y REAS Andalucía.

Necesidad de un verdadero proceso participativo

Las entidades, ante esta situación, han anunciado acciones y movilizaciones para el mes de septiembre, además de haber registrado las alegaciones pertinentes al plan del Ayuntamiento. Han puesto especial énfasis en la necesidad de abrir "un verdadero proceso participativo" en el que se garantice que se escucha la opinión de los colectivos y vecinos de los barrios circundantes ante un proyecto determinante para las condiciones del entorno.

En este sentido, el manifiesto remarca que la vivienda de titularidad pública se destine al alquiler para garantizar el derecho universal de acceso a una vivienda digna, y no se acabe perdiendo más patrimonio municipal. Además, han exigido la inclusión en el plan de "espacios que respondan a la categoría de servicio de interés público y social, tales como piscinas al aire libre, bibliotecas o espacios culturales".

Por otro lado, los colectivos han manifestado su "disconformidad por el levantamiento de un nuevo rascacielos en una zona céntrica de la ciudad, rompiendo el paisaje y el perfil urbano tradicional de la ciudad". Así, han reivindicado que si la torre se termina construyendo en ella se posibiliten "iniciativas comerciales, culturales y festivas que contribuyan a la extensión de la cultura de Economía Social y Solidaria en la ciudad"..

Por último, han lamentado el fin especulativo de toda esta operación, que supondrá una nueva pérdida de “gran cantidad de suelos de dominio público” del antiguo Prado de Santa Justa que empezó con la reurbanización previa a la Expo de 1992.

Ya somos 247.824