El TSJ de Murcia avala una multa de 770.000 euros a la empresa Derivados Químicos por contaminar

La sentencia señala que "existía un peligro real para la salud" y reprocha a la compañía de no informar a la administración de los episodios contaminantes ni cesar su actividad.

El TSJ de Murcia avala una multa de 770.000 euros a la empresa Derivados Químicos por contaminar

El Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (Tsjrm) ha desestimado el recurso presentado por la empresa Derivados Químicos contra las siete sanciones, por importe total de 770.000 euros, que le impuso el Gobierno de la comunidad autónoma por contaminación al superar los niveles límites de emisión e incumplir la orden de paralización de actividades.

La empresa, con sede en Alcantarilla, está dedicada a la fabricación de intermedios y productos activos para el mercado farmacéutico.

La sentencia de la Sala de lo Contencioso del Tsjrm señala que "existía un peligro real para la salud, circunstancia a la que la ahora recurrente no parece dar ninguna importancia; no es de recibo alegar pérdidas económicas por el cese de actividad, ya que la salud de las personas está por encima de cualesquiera interés económico".

El Alto Tribunal reprocha en su fallo la actitud mantenida de la empresa al no comunicar a la administración regional la existencia de episodios contaminantes. La sentencia señala que en el expediente administrativo incoado a la empresa se recoge que "se superaron los valores permitidos varios días, lo que dice bien poco de la no intencionalidad a la que ahora tanto alude la recurrente y que, por el contrario, pone de manifiesto una reiteración de su conducta ilícita que no cuadra bien con sus alegaciones". Así, en sólo dos días de agosto de 2015 el número de veces que se superó el valor límite de emisiones autorizadas llegó, en un foco, a 291, y en catorce días de septiembre y octubre del mismo año, a 5.517.

El Tsjrm concluye que "estaba claro que debía cumplir las condiciones impuestas y no lo hizo". Añade que la actividad de la empresa no cesó de manera inmediata una vez producidos los episodios contaminantes ni informó de los mismos a la administración, incumpliendo la orden de cese acordada por ésta.

La suma de sanciones, 770.000 euros, corresponden al incumplimiento de los valores límites de emisión y las condiciones establecidas en la Autorización Ambiental Integrada (AAI), así como no respetar los requisitos técnicos contenidos en ésta. También, por no adoptar las medidas correctoras en los plazos establecidos y proseguir con su actividad pese a los requerimientos en contra que le hizo la direccióngeneral de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma.

En su recurso, ahora desestimado, Derivados Químicos alegó la improcedencia de las multas, al señalar haber destinado más de quince millones de euros a implantar las mejoras técnicas disponibles en materia medioambiental y que sólo hubo un foco contaminante, de imposible adaptación a las condiciones de funcionamiento impuestas por la citada dirección general. Además, se quejó de que de la administración había creado una imagen de la misma como empresa incumplidora en materia ambiental con la "multiplicación forzada" de las infracciones imputadas.

Ya somos 242.840