Martin Winterkorn, expresidente de Volkswagen, será juzgado en Alemania por el caso 'dieselgate'

Cinco años después de que es escándalo de las emisiones contaminantes de la compañía automovilística saliese a la luz.

Martin Winterkorn, expresidente de Volkswagen, será juzgado en Alemania por el caso 'dieselgate'

Martin Winterkorn, expresidente de la compañía automovilística Volkswagen, será juzgado por fraude después de que un tribunal alemán aceptase los cargos que se le imputan por su papel en el caso del software que alteraba las emisiones de algunos vehículos diésel de la firma cuando estaban siendo objeto de pruebas de laboratorio.

Cinco años después de que el caso del diésel saliese a la luz, en septiembre de 2015, es ahora cuando el que fue alto directivo en la compañía se enfrentará a los tribunales.

Winterkorn presentó su dimisión y abandonó su cargo de presidente de Volkswagen días después de que saliese a la luz el caso del diésel, tras aceptar la "responsabilidad" de lo ocurrido, a pesar de ser consciente de "no haber hecho nada equivocado".

"Como presidente acepto la responsabilidad por las irregularidades halladas en los motores diésel y por ello he pedido al consejo de supervisión que apruebe mi cese en las funciones como presidente del grupo Volkswagen", aseguró el exdirectivo.

Asimismo, señaló en su día que daba ese paso "por el interés de la compañía", aunque aseguraba ser consciente "de que no había hecho nada malo".

El expresidente y otros cuatro directivos del consorcio fueron acusados el año pasado por el caso del diésel y un tribunal de Braunschweig (Alemania) permitió este miércoles que el caso procediese, pero modificó algunos de los cargos, señalando que los sospechosos también podrían ser juzgados por actuar como una banda criminal.

Sin embargo, el tribunal retiró las acusaciones de abuso de confianza y otros cargos menores contra Winterkorn, según recoge Bloomberg.

El juez asegura que los cargos de fraude que se le imputan a Winterkorn se refieren a unos 9 millones de vehículos vendidos en Europa y Estados Unidos equipados con este software, que habrían hecho perder a los clientes de la compañía unos 100 millones de euros.

Más de 11 millones de coches afectados

Todo ello después de que el grupo automovilístico germano admitiese en septiembre de 2015 haber manipulado más de 11 millones de automóviles diésel en todo el mundo mediante la colocación de un dispositivo que alteraba las emisiones reales de óxidos de nitrógeno (NOx).

En Alemania, la compañía aceptó en 2018 pagar una multa de 1.000 millones de euros porque las investigaciones de la Fiscalía determinaron que se produjeron "incumplimientos del deber de vigilancia".

Además, este mismo año Volkswagen acordó en Alemania indemnizar con hasta 6.250 euros a 200.000 propietarios de vehículos diésel, así que la empresa pagaría en total alrededor de 620 millones de euros. Sin embargo, muchos consumidores todavía planean demandar al fabricante de automóviles de forma individual.

Ya somos 242.840